Imagen de archivo de una serpiente californiana albina. / C7

«Casi me da un infarto cuando veo que había una serpiente en mitad de mi garaje»

Una vecina de El Calero (Telde) se llevó el susto de su vida al encontrarse al reptil de más de un metro serpenteando dentro de su casa

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Antonia Pérez, una señora mayor que habita en el barrio de El Calero, muy cerca del Barranco del Negro, recibió el susto de su vida la tarde de este pasado jueves. Sobre las 19.30 horas la ciudadana se encontró una amarga sorpresa al entrar en su casa: un ejemplar de serpiente californiana de color blanco que medía algo más de un metro de largo y unos tres centímetros de grosor.

«Desde hace unos años entro a la vivienda donde resido por el garaje, donde mi marido ya fallecido tenía un taller de mecánica donde solía hacer sus cosas. Ahí llegó a instalar un montacargas que me sirve ahora de ascensor para subir a mi casa porque ya no puedo ir por las escaleras. Fue en ese momento, montada en el aparato, cuando veo a lo lejos, cerca de la entrada, un bicho blanco enorme serpenteando por el garaje. No me lo podía creer. Casi me da un infarto del susto que me llevé», cuenta impresionada la señora.

« Temblando salí de mi casa lo más rápido que pude y llamé a mi vecina para que su hijo Gustavo me ayudase. Él fue quien se atrevió a sacarla de mi casa. La empujó con un cepillo hasta que la pudo meter en un cubo y la sacó a la calle. Los vecinos salieron a la calle alarmados por mis gritos y ayudaron a retenerla hasta que llegó la unidad que se encarga de ellas», relata tras pasar por un mal trago Antonia. Al final todo quedó en anécdota y en un malestar de garganta de la mujer, que tuvo que relajarse con tras lo sucedido.