Vista de un tramo de la calle Manuel Alemán Álamo, donde se ha ejecutado el plan de movilidad.. / Juan Carlos alonso

Doce colectivos de Jinámar se echan a la calle «hartos del desprecio institucional»

El movimiento vecinal del barrio protesta contra el Ayuntamiento de Telde y el capitalino por el «agravamiento» de las condiciones de vida

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Telde

Doce organizaciones vecinales del barrio de Jinámar, entidad poblacional que comparten los municipios de Telde y de la capital, han decidido « alzar la voz y preparar movilizaciones para septiembre» en reivindicación de «los derechos de sus habitantes» y por «una mejora de sus condiciones de vida». Se echarán a la calle «hartos del desprecio institucional» que dicen sufrir por parte de los dos ayuntamientos de los que dependen y por el «agravamiento» de la «situación de vulnerabilidad y marginación» que viven muchas familias.

Aunque no lo citan expresamente en el comunicado, se quejan de que para la ejecución del Plan Integral de Jinámar no se ha tenido en cuenta a los vecinos y que, fruto de ese malestar y de esa desafección con los proyectos que se están implementando, los hay que están rompiendo, ensuciando o quemando bienes públicos.

«Nunca han consultado con los vecinos si las inversiones responden a lo que queremos, a lo que necesitamos y a veces ni se plantean para qué sirven». Estos colectivos dicen hablar en nombre de muchos vecinos que se plantean que «si nunca han contado con ellos, por qué tienen que prestarse a colaborar con proyectos institucionales tutelados, que ni les han explicado, ni les ven utilidad, y que en ocasiones atentan, incluso, contra los intereses vecinales».

En esta misma línea, denuncian que «especialmente desde el Ayuntamiento de Telde existen intentos de bloquear el movimiento vecinal; que se promueven y utilizan redes clientelares para justificar proyectos foráneos tutelados por las administraciones locales que no responden a lo que quiere y necesita la ciudadanía».

Y como ejemplo de lo que ellos entienden que es una «mala gobernanza democrática» citan el plan de movilidad que lleva meses ejecutándose en el barrio. Aseguran que en la calle Manuel Alemán Álamo se ha invertido mucho dinero en un proyecto «que dificulta la circulación, reduce los espacios para aparcamientos y crea medianas inservibles que entorpecen el tráfico». También protestan por los carriles bici «cuando la movilidad en bicicletas es inexistente y apenas hay en el barrio, dado que los vecinos no pueden subirlas a sus casas por normativa comunitaria y no hay seguridad para dejarlas en la calle». En cambio, se quejan, el asfalto en sus vías está muy deteriorado.

Estos son algunos de los problemas que enumeran y por los que justifican la movilización. «Vamos a pedir socorro, queremos ser escuchados, queremos ser ciudadanos y ciudadanas, queremos que nos tengan en cuenta, tenemos derechos y vamos a reclamarlos en septiembre, ante los dos Ayuntamientos que nos los niegan».

«Los servicios sociales son insuficientes y desastrosos»

Se quejan de que « los servicios sociales son insuficientes y desastrosos por carencia de personal y por no destinar recursos a la que debe ser prioridad absoluta de una institución sensible con su ciudadanía». Reprochan que las políticas sociales actuales « se basan en la caridad, porque en vez de hacer frente al problema, derivan a las familias a establecimientos caritativos, desentendiéndose de ellos». Dicen que lo que consiguen es la « humillación de las personas».