Directa a la capital y sin trasbordo

Los vecinos de la costa de Telde aplauden lo puesta en marcha de la ampliación de la línea 75 de Global, que une Salinetas y la capital. Y no es en sentido figurado. Ayer se subieron a la guagua miembros de varios colectivos del litoral para hacer el trayecto por primera vez y recibieron entre vítores a los nuevos usuarios.

CRISTINA GONZÁLEZ OLIVA

Nadie sabe más lo que significan tres kilómetros que los vecinos de Salinetas que llevan esperando décadas que una guagua les conecte con la capital de forma directa. Salvar esa distancia ha sido un duro proceso para los colectivos vecinales de los barrios del litoral, ya que desde 2008 emprendieron una campaña para pedir este servicio. Ayer vieron por fin cómo se ponía en marcha la ampliación de la línea 75, que ya no saldrá desde Hoya del Pozo como hasta ahora, sino desde Salinetas. El primer servicio partió de Las Palmas de Gran Canaria a las 5.45 horas y a las 6.20 volvió de regreso hasta San Telmo.

La inauguración oficial se hizo en el autobús de las 9.20 horas, en el que se subieron el consejero insular de Transporte, Francisco Trujillo; el concejal teldense del área, Juan Martel; el director general de Global, Víctor Manuel Quintana; y el administrador de Transportes La Pardilla. A ellos se unieron varios ediles del gobierno y de la oposición, además de miembros de las asociaciones de vecinos de Playa del Hombre, La Garita, Melenara, Clavellinas y Salinetas, todos los núcleos ahora beneficiados. El trayecto fue una fiesta y los pasajeros recibieron con aplausos a los usuarios que se iban subiendo en algunas de las seis nuevas paradas. Todo son ventajas, porque no se solo se ahorran tiempo, sino también dinero. Otros, los que optaban por ir caminado casi dos kilómetros hasta la GC-1 para conectar con la capital, se evitarán el largo pateo. El trayecto se hace entre 30 y 40 minutos y tiene en total 23 paradas hacia el sur y 24 hacia el norte. El coste es de 2,20 euros.

La espera.

La línea 75 se puso en marcha en 2010, pero apenas estuvo operativa unas semanas. Guaguas Melenara, concesionaria del servicio urbano de la costa hasta febrero de este año, recurrió en los juzgados y los tribunales la paralizaron. Ahora, tras la adjudicación a Transportes La Pardilla del recorrido por el litoral, se ha podido llegar a un acuerdo, que se firmó el lunes en la capital grancanaria. La reanudación de esta oferta ha sido posible gracias a la generosidad de Transportes La Pardilla, que pese a interferir en zonas que le corresponden por derecho, ha aceptado que Global pueda recorrerlas.