Borrar
Última hora Piden especial precaución por un accidente en la entrada del Julio Luengo
Willy Suárez da instrucciones a uno de los actores durante el rodaje. C7

'+1', el corto que removió la conciencia de todo el país

Lucha contra el virus. Willy Suárez es el director de un film de apenas un minuto de duración que suma millones de visitas gracias a su crudo y necesario mensaje

RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Domingo, 8 de noviembre 2020, 00:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Pocas veces un minuto removió tantas conciencias, provocó tantos elogios y abrió tantas puertas. Pocas veces un minuto dio para tanto. En su último cortometraje para Cultura Inquieta, el director teldense Willy Suárez aspiraba a llegar a las 8.000 reproducciones y lograr un buen papel en el concurso de Iberdrola. Ni él era consciente de lo que iba a significar su pequeña obra de arte, titulada '+1', para una sociedad muy sensible con el virus. Se trata de un trabajo con el que él y sus compañeros del Instituto del Cine de Canarias reflejan el peligro que esconde la covid-19 de manera directa, combinando la cotidianidad con las graves consecuencias que esconde este mal. Sin rodeos, yendo a donde duele.

Un acto tan habitual e inocente como es reunirse con unos cuantos amigos, hoy puede ser definitivo sin las medidas de protección oportunas. El protagonista no es un mal chico, solo uno de tantos jóvenes que queda con su pandilla para fumar unas shishas y pasar un buen rato. Pero por culpa de este contacto directo con los colegas, contrajo la enfermedad sin darse cuenta y se la transmitió a su abuela, una persona de riesgo. «Quise relacionar uno de mis mayores miedos, que es el de irme a vivir fuera y que mi abuela se pusiera muy enferma sin que yo pudiera despedirme de ella, con un tema tan candente y grave como es el coronavirus», explica este joven, de 21 años y natural de Marpequeña, al que aún le cuesta asimilar lo que ha generado su cortometraje. No tiene un final feliz. Directamente no tiene una final en sí, pero las palabras de su madre anunciándole que posiblemente la abuela no pase de esa noche es suficiente para erizar los pelos del espectador.

Pocos sufrirán spoiler con esta descripción. No en vano, ningún telediario ha dejado de emitirlo, Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, lo compartió en sus redes, el ministro de Sanidad elogió el trabajo y hasta Risto Mejide soltó en su programa 'Todo es mentira': «Entre tanto Willy Toledo y Willy Bárcenas, por fin tenemos a un Willy con dos dedos de frente. «Que personas como Álex de la Iglesias me feliciten personalmente es algo que me llena muchísimo por lo que significan para mi», comenta aún ruborizado. Pero lo que de verdad reconforta al teldense son los cientos de mensajes que le han llegado de gente que ha perdido familiares y amigos por culpa de la pandemia, agradeciéndole que mostrase la realidad de forma tan cruda y, al mismo tiempo, veraz.

Toda esta locura empezó cuando Iván Enrique, el protagonista del film, le avisó de que había un concurso organizado por Iberdrola. Se reunieron con el resto del equipo y llevaron a cabo sin éxito una lluvia de ideas. Nada les convencía. Entonces fue cuando le saltó la chispa a Suárez. «Grabamos en casa de mi mejor amiga, Gloria da Luz, que era la encargada del equipo técnico, hizo de dirección, ayudante de dirección... Todo», agradece Willy. «Su azotea se ha convertido en la más vista de España», comenta divertido acerca del escenario utilizado por este profesor en la Escuela de Cine, Cámara y Acción. Y es que su corto, superando por supuesto todas las expectativas, cuenta con más de dos millones y medio de reproducciones. Y eso solo en las redes sociales de Willy Suárez. Una mínima parte de la difusión real que ha tenido un trabajo con el que no pretende dar lecciones ni acusar a nadie, solo avisar del peligro. «Yo soy el primero que ha cometido errores. Es normal tener el impulso de rodearte de gente a la que tienes ganar de ver y abrazar. Solo trato de generar conciencia. Ahora toca aguantar el impulso de salir de fiesta por un fin mayor», argumenta, coherente. Su abuela Nona está perfectamente y no quiere ser él el culpable, tal y como se muestra en el corto, de que contraiga una enfermedad que podría ser fatal a su edad.

Oportunidades a la vista.

Willy Suárez es consciente de que, de manera inesperada, '+1' le abre un sin fin de puertas que hasta hace unas semanas estaban cerradas a cal y canto. Pero la exigencia también es mucho mayor. «Tengo claro que es un 'boom' que debo aprovechar, pero sigo con los pies en el suelo. Ahora todo el mundo espera mucho de mi y será difícil estar a la altura», reconoce el guionista. Sabe que este tipo de éxitos puede que se de solo una vez en la vida. «Aunque haga trabajos de más calidad, lo más seguro es que no tengan tantas visualizaciones y reconocimientos, pero eso no me va a desanimar. Igual en dos días nadie se acuerda de mi. Es la magia del cine, saborearé estos éxitos y cuando llegue el fracaso, que llegará, intentaré aprender de ello», amplía.

Aunque con la madurez y serenidad con la que está afrontando esta enorme ola, unido a su talento, seguro que los triunfos ganarán la partida a las derrotas. De momento, ya trabaja en un spot navideño contra los petardos en esa época de fiestas. «Por los mayores, niños con autismo, animales...», enumera. No lo hace por fama o postureo, lo hace, como con '+1', para generar conciencia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios