Escolares disfrazados de peces recogiendo basura en la playa. / C7

Aguadulce se deja querer por los alumnos del CEIP Saulo Torón

Naturaleza. Hasta 45 alumnos aprendieron el valor de mantener las costas limpias a través de una iniciativa organizada por la Fundación Acuorum

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Es importante conocer el valor de lo que se tiene para saber protegerlo. Sobre esa premisa está trabajando la Fundación Acuorum, que a través de jornadas de educación medioambiental están transmitiendo a alumnos en edades de desarrollo de diferentes centros educativos de la Isla el mensaje de que solo tenemos un planeta y hay que cuidarlo.

En la mañana de este martes los protagonistas de la quinta edición de esta iniciativa fueron 45 alumnos de 5º y 6º de Primaria del CEIP Saulo Torón, quienes tuvieron la suerte de salir unas horas de sus aulas para adentrarse en la pequeña y entrañable cala de Aguadulce, junto al parque arqueológico de Tufia, donde disfrutando de divertidas actividades y charlas que concluyeron en una recogida de basura en la playa. Todo ello impulsado por esta fundación en colaboración con el Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento de Telde y Aguas de Telde, empresa del grupo Canaragua.

Los estudiantes se lo pasaron pipa. Corrieron por la arena, saltaron, rieron, jugaron, pero sobre todo, pensaron y aprendieron. El concejal de Aguas y vicealcalde de Telde, Héctor Suárez, el edil de Medioambiente, Álvaro Monzón, el vicepresidente de la Fundación Acuorum, José Sintes, y los monitores de la actividad les hicieron reflexionar sobre lo importante que es que su generación empiece a cuidar desde ya de los parajes naturales como las playas, unas de las principales joyas de las Islas, a donde miles de personas acuden cada semana a darse un baño y a desconectar.

Los jóvenes se concienciaron acerda de que tirar basura perjudica tanto al medio como a las personas y que si ven desechos abandonados a su suerte por el suelo cuando van a la playa, la mejor conducta siempre será recogerlos y tirarlos a la papelera del color correspondiente , ya que esto no se trata de quién ha hecho qué, sino de qué se puede hacer para mejorar nuestro litoral y que el mar y su ecosistema no se vean afectados negativamente.

Sintes, vicepresidente de Acuorum, declaró que la fundación está «muy satisfecha» de fomentar estas actividades de protección del medioambiente en Gran Canaria y de apoyar la formación de los alumnos que participan en ella. Se trata de una acción enmarcada dentro de los ejes de actuación de la Fundación y siguiendo la hoja de ruta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, concretamente el ODS número 13 'Acción por el Clima'.

«El resultado en esta jornada siempre ha sido muy positivo, incidiendo entre los más jóvenes en una cultura del agua eficiente, insistiendo en que es una labor de todos el lograr un planeta sostenible», abundó. Además, recalcó la importancia de la colaboración público-privada, forjando alianzas para la ejecución de estos proyectos en beneficio de todos los canarios.

Por su parte, el concejal Héctor Suárez agradeció a la Fundación Acuorum la importante labor que realizan para la conservación del entorno natural de Canarias, así como que se haya escogido «una playa única de la ciudad de Telde». Asimismo, el edil aseveró que «de la colaboración público-privada nacen iniciativas muy útiles como esta, con la que se puede llegar a un mayor nivel de concienciación, sensibilización y respeto hacia la naturaleza, además de conseguir que este alumnado se convierta en prescriptor del patrimonio natural de Telde. Los más pequeños son los que liderarán el futuro y es con ellos con quien hay que trabajar para una conservación real del mundo».