Santa Lucía aprueba una ordenanza para impulsar y regularizar los mercadillos

G. FLORIDO Santa Lucía.

El Ayuntamiento acaba de dar el visto bueno en el pleno municipal a la que será su primera ordenanza para regular el sector de la venta ambulante en el municipio, tanto la de los comerciantes que se desplazan por los barrios como la que se ejerce de forma periódica en mercados y mercadillos. El edil del área, Sergio Vega, subraya que lo que se busca es impulsar esta opción comercial. Entre otras cosas, explicó, a modo de ejemplo, que por la falta hasta ahora de un marco normativo no se han podido adjudicar nuevos puestos pese a que la demanda es alta. «Casi todas las semanas nos llega una petición».

Santa Lucía cuenta en la actualidad con cuatro espacios de este tipo: el mercado agrícola de los domingos en el casco, el quincenal que organiza el Cabildo en La Karpa, el agrícola de los lunes en el recinto ferial de Vecindario, y el mercadillo de ropa y otros productos, en este mismo espacio, los miércoles. Este es el más voluminoso, con más de 110 puestos, pero el Ayuntamiento quiere ampliarlo. No se atreve a aventurar cuánto más porque depende de la reorganización de los espacios a la que obliga la covid. En todo caso, los interesados podrán aspirar a las plazas que se creen en régimen de libre concurrencia y siempre que se cumplan los requisitos que fija la propia norma. Explica el edil que lleva aparejada una ordenanza fiscal para la imposición de la tasa que se cobra a los puesteros, de pago trimestral, pero no se verá incrementada. Es más, apuntó, no se le cobrará este año.

También se regulará la venta ambulante, que no podrá ubicarse junto a otros comercios y que tendrá un horario definido.

La ordenanza no está aún en vigor. Antes deberá someterse a un periodo de exposición pública para que ciudadanos y colectivos presenten alegaciones.