Daniel Pérez Valera es el director de la filial de Red Eléctrica de España en Canarias. / C7

«El Salto de Chira será un referente que se replicará en otros lugares del mundo»

Daniel Pérez Varela. El director de la filial canaria de REE espera iniciar la desaladora antes de fin de año y adjudicar a comienzos de 2022 la obra civil

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El director de Red Eléctrica Infraestructuras en Canarias (Reincan) desde 2017 confía en iniciar las obras del Salto de Chira antes de fin de año.

– ¿Satisfecho de la declaración de impacto favorable del Salto de Chira?

– Muy contentos. Es un documento muy garantista y conservacionista con el medio realizado por técnicos de prestigio. Queremos destacar el enorme compromiso del Gobierno de Canarias y del Cabildo y el consenso unánime de todas las fuerzas políticas a favor de un proyecto, el mejor desde todos los puntos de vista, que es de todos los grancanarios.

– ¿En qué medida modificarán el proyecto los condicionantes recogidos en la declaración?

– Los condicionantes garantizan que todos los valores ambientales van a ser protegidos. El Salto de Chira aumentará notablemente la garantía de suministro, ahorrará 122 millones de euros al año en consumo de combustibles fósiles y mejorará la vida cotidiana en la zona de implantación porque asegurará que siempre haya agua, creará 3.500 empleos durante la construcción y acabará con la brecha digital en las zonas altas al llevar la fibra óptica. La práctica totalidad del proyecto es subterráneo. Por el barranco de Arguineguín solo va la tubería para impulsar el agua, que se canalizará con una retroexcavadora, y la senda peatonal, que es un activo.

– ¿Qué ocurriría si no se construye el Salto de Chira?

– Que se perderían los enormes beneficios que esta central aportaría al sistema eléctrico canario y a su sociedad. El Plan Nacional de Energía y Clima y la estrategia de almacenamiento del Gobierno de Canarias confirman que los almacenamientos a gran escala son fundamentales para lograr la transición energética, complementados con autoconsumo, vehículos eléctricos y almacenamiento distribuido. Para ello la tecnología más competente, desde todos los puntos de vista, son los bombeos hidráulicos.

– ¿Ha tardado demasiado el visto bueno a la central? ¿Debería estar ya en construcción?

– Siendo algo necesario para la transición ecológica, cuanto antes se construya mejor. Desde que REE se hizo con el proyecto, en 2016, porque una ley decidió, con acierto, que en Canarias el operador del sistema pudiera contar con instrumentos para avanzar en la transición, ha pasado por tres procesos de información pública. Ahora es el mejor proyecto posible.

– ¿Retrasarán el inicio los nuevos estudios previos que exige la declaración?

– Son estudios habituales. Algunos son nuevos y otros están en curso, pero todos están contratados con expertos de talla internacional. No supondrán el menor retraso en el inicio. Las obras empezarán en cuanto tengamos el resto de títulos habilitantes. Ahora vendrá el trámite de interés general y luego la autorización administrativa y la de construcción.

– ¿Está preparado el sistema para integrar la central?

– La central no va a suponer una sobregeneración. Utiliza la generación renovable excedentaria para almacenarla y devolverla al sistema cuando haya falta de sol y viento. Lo que hace es desplazar en el tiempo esa generación y hacerla más eficiente. La subestación de Santa Águeda, el punto de evacuación, lleva años funcionando y junto al resto de la red está ya preparada.

– ¿Por qué el trazado aéreo de la línea de alta tensión causa menos impacto que si fuera soterrado?

– La línea de alta tensión se ha mejorado ostensiblemente. Es mixta, aérea y soterrada. Conserva el barranco porque el soterramiento por ese cauce sería inasumible por su afección sobre el hábitat y las especies presentes. Y conserva la zona de las presas porque ese tramo va ahora por el túnel de acceso a la central. Era una dificultad técnica que hemos conseguido paliar, evitando el impacto paisajístico entre el túnel y las presas. El proyecto incluye desde 2020 esa alternativa y la declaración confirma que es la de menos impacto.

– ¿La dimensión de generación y bombeo se acomoda a la producción de renovables prevista cuando entre en servicio o debería modificarse para ser más eficiente?

– El Salto de Chira permitirá dar un salto significativo en reducción de emisiones contaminantes. Su capacidad de almacenamiento es 25 veces superior a la de la batería mas grande del mundo instalada en Australia. Es el principio de un camino que Canarias debe recorrer. No solo Gran Canaria. El Plan Nacional de Energía y la estrategia de almacenamiento del Gobierno regional señalan que Tenerife necesita un almacenamiento similar. Se precisa almacenamiento a gran escala y baterías. Son complementarios, pero lo primero será mayor.

El director de Reincan comenta ante dirigentes del Cabildo algunos detalles del Salto de Chira. / Arcadio Suárez

– ¿Es verdad que si se produjera un cero energético en la isla, el Salto de Chira restablecería el sistema en segundos?

– Lógicamente eso depende de las condiciones del cero, pero el Salto de Chira, con la tecnología que incorpora y la velocidad de respuesta de este tipo de bombeos, es capaz de reponer el servicio a una velocidad muy alta.

– ¿Se puede decir que en general la central bombeará de noche y generará de día?

– No tiene por qué ser así. Es verdad que generalmente hay más sobrantes de renovable por las noches porque hay más eólica instalada que solar, pero cundo se igualen y estemos en momentos de alta producción funcionaría de día y de noche en cualquier sentido. El Salto de Chira no es solo integración de renovables. Cumple tres misiones: integración, seguridad del sistema y garantía de suministro. Es una central que estará permanentemente despierta para compensar cualquier incidente en la red insular.

– ¿Quién pagará la producción del excedente de agua desalada previsto para impulsarlo a las cumbres?

– La función principal de la desaladora es asegurar el volumen de agua mínimo para que la central pueda operar en todo momento. Para ello tiene que reponer las mermas por infiltración y evaporación y estar dimensionada para cualquier situación que se produzca en los próximos 50 años. El excedente, en virtud de la concesión, estará a disposición del Cabildo si se hace cargo de los costes porque la tarifa eléctrica no puede pagar la producción de agua. La concesión prevé que REE ingresará un canon de 6 millones de euros al año al Cabildo. Con ese dinero tendrá de sobra para financiar el coste del agua excedentaria, 700.000 metros cúbicos al año.

– ¿Cuándo empezará la construcción de la desaladora?

– Si todo va bien las obras de la desaladora, que están adjudicadas, comenzarán en el último trimestre del año. Hay que llenar las presas antes de que operen las turbinas. Se necesitan 3 años para llenarlass hasta el nivel mínimo de operación.

– La obra civil de la central y la instalación de las turbinas-bomba también están licitadas. ¿Cuándo se adjudicarán?

– Esperamos adjudicar los dos grandes contratos licitados en el primer trimestre de 2022. Faltaría algún elemento menor, pero con esos contratos queda prácticamente cerrado el capítulo de contrataciones.

– ¿Teme que la UE ponga pegas a que el operador del sistema gestione la central?

– Se ha sembrado intencionadamente mucha confusión sobre esto. La directiva europea del mercado interior de electricidad prevé excepciones en los territorios ultraperiféricos como Canarias para que el operador pueda ser el gestor de centrales de almacenamiento. El Gobierno español ya lo solicitó y su autorización está en trámites. Me cuesta entender que cuando se inicia un procedimiento para reconocer esa singularidad, que ya disfrutan otros territorios, surjan personas que intenten torpedearlo.

– ¿No hay alternativas para el almacenamiento más baratas o eficientes?

– Las baterías y otras tecnologías como el hidrógeno no son competencia al bombeo para el almacenamiento a gran escala. Sí en otras prestaciones. Australia, que tiene la mayor batería del mundo, está construyendo un proyecto 100 veces más grande que el Salto de Chira. No somos Quijotes. En REE no estamos casados con ninguna tecnología, pero tenemos el deber de elegir la más eficiente en cada caso.

– ¿Será necesario a medio plazo duplicar la central entre las presas de Las Niñas y Chira?

– Según prevé la estrategia de almacenamiento del Gobierno canario, el Salto de Chira se quedará corto a largo plazo para llegar a las cotas de los acuerdos de París. Y esa estrategia ya apunta a que la ampliación más razonable sería a través del vaso de Las Niñas. Por eso REE incluye la previsión de la duplicación en el proyecto, por si algún día se hace necesario.

– ¿Tiene REE experiencia en la construcción y gestión de centrales de bombeo?

– No. Es la primera vez que REE construirá una central de bombeo. Nadie ha operado una con estas prestaciones porque la ley nos exige funciones distintas a las normales en los bombeos hidráulicos. Será algo novedoso que se replicará en otros lugares del mundo, un referente que pondrá a Gran Canaria en la vanguardia de la tecnología de almacenamiento.

– ¿En qué momento está el proyecto de creación de una central de bombeo en Tenerife?

– El operador identifica primero la necesidad de bombeo para que el Ministerio dé la orden de ejecutar. En Tenerife se necesita algo similar a Gran Canaria y estamos a expensas de presentar la solución más eficiente. Allí tendrá que ser distinta, construyendo las balsas.