Las olas dificultaban el paso de los transeúntes. / ARCADIO SUÁREZ

El mar se salta la escollera cerca del Faro de Maspalomas y llega al restaurante El Senador

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé

El mar sigue haciendo de las suyas en Maspalomas. La luna continúa llena y las mareas, muy altas, no dan tregua. Este miércoles la pleamar de las 15.00 horas estampó las olas contra la escollera junto al Oasis, que ni en su punto más alto pudo contener el empuje del mar. Rebasaba, de hecho, la plataforma de arena y piedras y llegó a mojar las mamparas protectoras del restaurante El Senador. En principio, las previsiones apuntan a que en próximos días las mareas altas empiecen a ser progresivamente más cortas.

Mientras tanto, técnicos de la Demarcación de Costas de Canarias se reunieron este miércoles con los usuarios que denunciaron la semana pasada que la concesionaria municipal había alargado la escollera. Entre ellos, Iván Monagas, que reprocha al Ayuntamiento que estos días haya optado por no hacer tareas de mantenimiento en la playa hasta que el martes no le diga Costas cómo ha de actuar.