La romería regresa a Guía con la emoción de siempre

Actos populares. Cientos de personas colapsaron las calles del pueblo norteño para celebrar la tradicional Fiesta de las Marías en medio de tambores, caracolas, carretas, folclore y bailes típicos

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Los tambores, los bucios (caracolas), las cajas de guerra y las ramas volvieron al casco de Guía para celebrar las populares Fiestas de las Marías en su 211º aniversario. Un fin de semana cargado de actos tradicionales que se culminó con la romería sobre la tarde de este domingo. Cientos de personas de toda la isla se agolparon en el municipio norteño para revivir esta bella festividad tras dos años de parón obligado por la urgente situación sanitaria provocada por la covid19.

A la hora del mediodía arrancó la procesión bajo un sol radiante y picón. La gente, con sombreros y botellas de agua en mano, vio salir a la Virgen subida en su trono, embellecido con coloridas flores para la ocasión, sobre el que dio una pequeña vuelta al pueblo. El sonido de los tambores y las caracolas inundaron la localidad costera para anunciar la gran visita. Primero bajó la calle de Médico Estévanez, para luego volver a subir por Marqués de Muní, hasta regresar a la plaza principal, a donde llegó la venerada imagen entre vítores y aplausos del público asistente, vestido, en su mayoría, con ropa típica canaria de todos los estilos posibles.

A las 13.00 horas, con la Virgen presidiendo el pueblo delante de la puerta del santo templo, comenzó la romería. Las carretas, las rondallas y los grupos de baile comenzaron a caminar por las vías ante la alegre mirada de los espectadores que no quisieron perderse la cita. Como Benedicta, una vecina que no falló, como cada año, a este gran acto. «Soy de Guía de toda la vida y no me había perdido las fiestas ningún año hasta que llegó la pandemia. Mi marido, con el que llevo 60 años casada, y yo estamos muy contentos de poder estar aquí otra vez celebrando esta tradición», explica la jubilada sentada en su silla mientras esperaba a que pasase por delante la romería.

Vicente Díaz, natural de Gáldar, tampoco faltó al histórico encuentro. Apodado como 'El Hierbero', fue luciendo su rama, con hasta siete tipos de plantas diferentes, y un sahumerio de romero que desprendía un olor especial a la ocasión.

El municipio guiense volvió a disfrutar de su fiesta grande con la emoción de siempre. Por su parte, Pedro Rodríguez, alcalde de Guía, destacó y agradeció la «gran participación ciudadana para mantener la pureza de nuestras tradiciones más significativas».