Un participante en la toma de muestras de rocas superficiales señala el punto de recogida. / Repsol

Repsol analiza muestras geológicas de Gran Canaria para evaluar su potencial geotérmico

Estudia en varios laboratorios las rocas que ya ha recogido el permiso de exploración Lisa para 466 kilómetros cuadrados de superficie

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La multinacional española Repsol analiza ya en laboratorios las muestras geológicas del tamaño de un puño que ha recogido en distintos puntos de Gran Canaria para, junto a otros indicadores y factores, determinar si el calor del subsuelo de esta isla volcánica es suficiente para la generación eléctrica.

Geólogos expertos de Repsol junto con especialistas de Geología de Terrenos Volcánicos (Geovol) de la Universidad de Gran Canaria tomaron las muestras de rocas dentro de los 466 kilómetros cuadrados de superficie, repartidos entre siete municipios, incluidos en el permiso de exploración geotérmica Lisa concedido por el Gobierno de Canarias a esta multinacional.

Los análisis petrológicos y geoquímicos de esas muestras se están llevando a cabo tanto en los propios laboratorios de investigación de la multinacional como en laboratorios internacionales especializados en este tipo de trabajos y «avanzan por ahora a buen ritmo», señalan fuentes de Repsol sobre la exploración concedida el pasado 18 de noviembre para un año.

Planta de energía geotérmica en Islandia. / C7

«Aún es pronto» para saber si la empresa solicitará la prórroga del permiso de exploración durante otro año a la que tiene derecho, agregan las fuentes consultadas. Y más aún para adelantar si pedirá después el permiso de investigación, en el que ya se harían sondeos en los puntos de mayor potencial.

El permiso de exploración actual es sobre 1.386 cuadrículas mineras de la isla repartidas por La Aldea de San Nicolás, Tejeda, Mogán, San Bartolomé de Tirajana, Santa Lucía de Tirajana, Agüimes e Ingenio. La superficie incluida corresponde a la franja central, de costa a costa, dejando fuera la mayor parte del norte y la cornisa sur.

Una inversión de dos millones de euros

El análisis de las muestras superficiales del terreno es solo uno de las tareas que está acometiendo Repsol para averiguar si la geotermia es rentable en Gran Canaria. Comprenden también el análisis de elementos estructurales y geoquímicos a partir de mapas e imágenes satelitales y aéreas y la recopilación de anteriores estudios, entre otros trabajos. Todos los datos se integrarán después en sistemas tridimensionales para evaluar el potencial recurso geotérmico.

Trabajos de camop de otra investigación geotérmica en Canarias. / C7

La multinacional que perforó el fondo submarino de Canarias en busca de petróleo no había apostado de forma tan decidida por explorar esta energía hasta ahora. De hecho, invertirá dos millones de euros solo en el primer año del permiso Lisa.