Borrar
Vasija tupida y con basura en uno de los baños. C7
Quejas por suciedad en la sede de la Guardia Civil de Agüimes

Quejas por suciedad en la sede de la Guardia Civil de Agüimes

Efectivos del cuerpo se quejan del mal servicio de limpieza y del estado de las instalaciones, con humedades, cables sueltos y puertas rotas

Gaumet Florido

Agüimes

Jueves, 20 de enero 2022, 00:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Efectivos de la Guardia Civil de Agüimes han hecho llegar a este periódico sus quejas por la suciedad que presenta la sede de este cuerpo de seguridad. La situación ha llegado al punto de que son los propios agentes los que al entrar de turno tienen que limpiar sus oficinas.

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles confirman que desde el cuartel de Agüimes se han remitido reiterados escritos de queja ante la Comandancia de Las Palmas alertándoles de la insalubridad en la que muchas veces se ven obligados a trabajar o, lo que es aún peor, a atender a los ciudadanos. El problema, apuntan las mismas fuentes, es el «mal servicio» que presta la actual adjudicataria de la limpieza, cuyo contrato es de cobertura nacional y, por tanto, depende de la sede central en Madrid. La AUGC reprocha que no acude con la periodicidad adecuada, lo que da lugar a que, con demasiada frecuencia, las papeleras se hallen atiborradas de basura durante los fines de semana, cuando no, con los residuos literalmente arrojados en el suelo.

Fotos que prueban la suciedad y el mal estado de las instalaciones. C7
Imagen principal - Fotos que prueban la suciedad y el mal estado de las instalaciones.
Imagen secundaria 1 - Fotos que prueban la suciedad y el mal estado de las instalaciones.
Imagen secundaria 2 - Fotos que prueban la suciedad y el mal estado de las instalaciones.

A estas deficiencias se les suman otras relacionadas con las instalaciones en sí, como el mal estado de los baños de los calabozos, que muchas veces ni siquiera pueden ser usados por los detenidos por estar tanto la vasija como los lavamanos tupidos.

Además, las dependencias arrastran desde hace años serias afecciones por humedades en las paredes y presentan problemas derivados de un mal mantenimiento, como, por ejemplo, la presencia de cables sueltos en el techo o la rotura de la propia puerta del cuartel, lo que, de alguna manera, pone en riesgo la seguridad de los agentes. Tampoco se encuentran en buenas condiciones, apuntan las mismas fuentes, las sillas donde se sientan los ciudadanos que acuden a presentar denuncia.

Y es que, en general, según señalan, todo o buena parte del mobiliario del que disponen en la oficina se halla en un estado más bien precario. Aseguran que muchos son usados, fruto de donaciones de particulares y que, por tanto, están casi para tirar.

Agentes de este cuartel de la Guardia Civil dicen estar hartos de trabajar en estas condiciones en la medida en que entienden que no se lo merecen los ciudadanos que acuden a reclamar sus servicios. Es más, con cierta vergüenza reconocen que más de una vez han encajado la mirada incrédula del vecino que se presenta en las dependencias y que les manifiesta su sorpresa por el estado de las instalaciones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios