Pozo izquierdo salva el mundial con la reforma de la bahía a falta solo de unos remates