Rampa de acceso al campo de regatas que ha sido recubierta provisionalmente con césped artificial. / C7

Pozo Izquierdo salva el Mundial con la reforma de la bahía a falta solo de remates

Los operarios ultiman estos días obras de revestimiento. La madera para la rampa no llegó a tiempo y ha sido sustituida por césped artificial.

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Santa Lucía de Tirajana

Habemus mundial de Windsurfing de Pozo Izquierdo. La lentitud de las obras de reforma que se han estado ejecutando en la orilla del campo de regatas y la introducción de algunos cambios a petición de los deportistas hicieron temer por que no se llegara a tiempo para la celebración de la prueba deportiva, pero la sangre no llegó al final al río y Santa Lucía de Tirajana volverá a ser capital mundial de este deporte casi tres años después. No en vano, esta edición de la Gran Canaria Windsurf World Cup 2022 será presentada este miércoles en el Cabildo.

La edil de Obras, Minerva Pérez, apunta que el proyecto está ejecutado al 95%, a falta solo de «pequeños remates», por lo que el mundial podrá celebrarse con normalidad.

Es más, aclara que de la parte que tiene que ver con la competición solo ha quedado pendiente la instalación de la madera que hará de pavimento de la rampa de acceso a la playa. «No por un problema achacable al Ayuntamiento, sino por cuestiones de logística; se ha retrasado el suministro del material, como es tónica generalizada en muchas obras». De manera provisional se optó por cubrir la rampa con césped artificial.

No quedarán materiales de obra durante la prueba

La obra no está todavía recepcionada, pero subraya que lo ejecutado se ajusta a lo que se diseñó en el proyecto y cumple con toda la normativa en materia de seguridad. «Estos días los operarios están ultimando unidades de obra, la mayoría de revestimiento, como la del pequeño saliente donde irá el jurado de la competición, pero todo esos materiales serán retirados para cuando comience el mundial, incluido un contenedor que ha estado usando la empresa».

Zona habilitada frente al Centro Internacional de Windsurfing. / C7

A pesar de que hay vecinos que se quejan de que la obra está «mal diseñada, mal ejecutada y mal acabada», la edil insta a que se dé la oportunidad a una reforma «muy compleja» en la que el Ayuntamiento ha dependido del visto bueno de otras administraciones, como Costas, y en la que ha tenido que combinar la funcionalidad con el diseño y la legalidad.

«Cada cual ve la obra desde su propia perspectiva, desde su óptica, pero la institución ha de conjugar muchas piezas y eso hace que no siempre se pueda satisfacer a todas las partes; pongamos el acento en que recuperamos una prueba que atrae riqueza y proyección internacional para el municipio».

Un modificado que cambió el diseño de la rampa

En todo caso, recuerda la concejal que el gobierno que preside Francisco García ha tratado en todo momento de ser muy sensible a las necesidades y demandas de los vecinos y de los usuarios y que, por eso mismo, se tramitó un modificado de proyecto que ralentizó la ejecución de las obras. El cambio más sustancial consistió en una corrección del diseño inicial de la rampa.

En esencia, las modificaciones tuvieron que ver con la ampliación de la rampa de acceso, que tiene finalmente una anchura de 4 metros, y con el acondicionamiento de los muros que la delimitan hasta su desembocadura en la orilla.

Para mejorar la accesibilidad al mar de los deportistas, el tramo final de la rampa acaba a cota cero, sin el desnivel previsto en el proyecto inicial. Este cambio en la pendiente conllevó la demolición de cinco metros del muro del paseo. Además, se recolocaron las piedras de la playa para reducir a menos de 50 centímetros la altura de la nueva plataforma de descanso habilitada en la orilla.

Plataforma de madera habilitada al pie de la orilla para que los deportistas depositen el material. / C7

Alejandro Hidalgo, presidente de la Asociación de Windsurfistas de Pozo Izquierdo (AWP), uno de los colectivos más críticos con las obras, recuerda que siempre ha confesado públicamente que no comparte el diseño del proyecto, porque hubiera preferido un mayor retranqueo del paseo respecto a la orilla, pero entiende que con lo que está ejecutado al menos se dan las condiciones para que el mundial pueda celebrarse con garantías.

Valla de cristales del graderío norte

Además, no le desagrada la solución provisional del césped artificial. Eso sí, advierte de que con la reforma apenas habrá sitio para el público y pide que cuando acabe la prueba o se garantice el mantenimiento de la valla de cristales que se colocó frente al graderío norte o se sustituya por otro material. «De vez en cuando yo mismo los limpio, pero habrá que buscar una solución».

Estas obras, que fueron adjudicadas a Hermanos Medina La Herradura por 664.129 euros financiados por el Cabildo, buscaban mejorar la accesibilidad a la bahía y entre sus novedades figuraba el trazado de una plataforma de madera paralela a la orilla destinada al descanso de los deportistas en sus entradas y salidas del mar, y la construcción de un pequeño graderío en el lado norte de la cala y de una plaza o zona de esparcimiento junto al Centro Internacional de Windsurfing, en el extremo sur. Debieron haber acabado en octubre de 2021, pero diversas vicisitudes han ido retrasando su finalización.