Instalaciones de tratamiento de residuos del Ecoparque Norte, en Salto del Negro. / C7

El Plan de Residuos insta a reservar ya el suelo del próximo vertedero insular

El documento recuerda que los vasos de Salto del Negro deben sellarse en 2025 y que la vida útil de Juan Grande acaba en enero de 2028

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El nuevo Plan Integral de Residuos de Canarias recuerda al Cabildo la necesidad de «analizar, seleccionar y, en su caso, efectuar la reserva de suelo necesaria para ubicar un futuro vertedero insular» al margen de los dos existentes en Salto del Negro y Juan Grande «teniendo en cuenta la limitada capacidad de vertido disponible en el momento actual» en los dos ecoparques.

En el documento de diagnóstico de la gestión actual de residuos, el Plan destaca que la autorización ambiental del Ecoparque Norte limita la autorización de los vasos de vertido de Salto del Negro a 5 años que vencerán en agosto de 2025, fecha en la que se deberán sellar y clausurar las celdas en explotación, estén o no colmatada.

Esto supone que el complejo de tratamiento de residuos de la capital se quede sin vertedero siete años antes de lo previsto para agotar la potencial capacidad total de vertido estimada por el Cabildo. Según las estimaciones de su Servicio de Residuos, el fin de la vida útil de las celdas de vertido del Ecoparque Norte, incluyendo aquellas pendientes de autorización y ejecución, resultaría ser en el mes de julio del año 2032.

En el caso del Ecoparque Sur, la estimación de la vida útil restante de todas las celdas de vertido, incluyendo las pendientes de autorización y ejecución, sitúa en enero de 2.028 la fecha probable en la que se agotaría la capacidad total de vertido en las instalaciones actuales.

Esta fecha, advierte el Plan Integral de Residuos de Canarias, se verá reducida a partir de agosto de 2025 con el cierre «adelantado» del vertedero de Salto del Negro y el consiguiente desvío hasta el Sur de los residuos que hasta entonces se podrán seguir depositando en el complejo situado en la capital.

El Cabildo presentó un requerimiento previo al recurso contencioso contra la autorización ambiental integrada que aprobó el Gobierno de Canarias en 2020 para el Ecoparque Norte porque obliga a cerrar sus nuevos vasos de vertido en 2025. Reclamó, hasta ahora sin éxito, que la clausura tenga lugar cuando se acabe la vida útil de las nuevas celdas de vertido, que estima que tendrá lugar en 2032l.

«Si bien se ha comenzado con los trámites para la expropiación de terrenos en las inmediaciones del complejo ambiental de Juan Grande para un nuevo vaso de vertido, cinco años puede resultar insuficiente para tener expropiados los terrenos, autorizada la ampliación de la instalación y construido el nuevo vaso, por lo que se debe tener en consideración esta situación», recomienda el documento elaborado para el periodo 2021-2026.

Según la recomendación del Plan regional, el Cabildo debe «seleccionar y reservar un área suficientemente extensa para ubicar un futuro vertedero insular» que tome el relevo de Salto del Negro en 2025 y de Juan Grande tres años después.

Aumentar el reciclaje

El Plan destaca en su diagnóstico la necesidad de, ante la elevada producción anual de residuos municipales en la isla, cifrada en 495.000 toneladas antes de la pandemia, implementar medidas de prevención y reutilización, al igual que la de «aumentar el reciclaje de forma muy importante, así como el aprovechamiento del bioestabilizado y compost producido».

Con una capacidad de vertido disponible estimada en 3,5 millones de metros cúbicos, esa producción de residuos municipales (a los que hay que sumar los asimilables a domésticos), con un porcentaje de eliminación en vertedero de más del 84% (más de 400.000 metros cúbicos/año), «de manera prioritaria se debe aumentar fuertemente las recogidas separadas de residuos reciclables, incluidos los biorresiduos, y garantizar el aprovechamiento del bioestabilizado y compost producido».