Piden 15 años para un acusado de violar a una menor en Maspalomas

Al supuesto agresor sexual se le imputa haber violado a una menor de 16 años en el Centro Comercial Plaza de Maspalomas el 21 de diciembre de 2003

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La Sección Sexta de la Audiencia de Las Palmas prevé celebrar el próximo miércoles un juicio en el que la Fiscalía pedirá 15 años de cárcel para un hombre al que acusa de haber violado a una menor de 16 años en el Centro Comercial Plaza de Maspalomas el 21 de diciembre de 2003.

Según su escrito de conclusiones provisionales, al que ha tenido acceso Efe, el Ministerio Fiscal considera que el procesado Abdelkader B. se acercó a la menor, de nacionalidad noruega, que bailaba con una amiga en un disco-pub del referido centro comercial, «y comenzó a bailar con ella besándola en varias ocasiones».

«Aprovechando la extremada juventud de la joven noruega y del alcohol que había ingerido, la trasladó a un pasillo situado en la parte trasera del local, de acceso privado de los empleados, poco transitado y próximo a los aparcamientos subterráneos y, con el propósito de satisfacer sus deseos libidinosos, la tumbó en una mesa que se hallaba en la zona y la penetró vaginalmente«, afirma el escrito de la Fiscalía.

Todo ello ocurrió sin que la víctima, a la que el hombre dejó «tirada en los pasillos sangrando abundantamente», tuviera posibilidad de defenderse.

Después de violarla, el acusado regresó al disco-pub y fue un vigilante del centro comercial quien la encontró «boca abajo, con su falda y blusa levantadas, con vómitos y rodeada de sangre».

Como consecuencia de estos hechos, la menor sufrió, tal y como refleja el informe médico forense redactado tras su exploración física, una «contusión en 1/3 medio de brazo derecho, hematoma redondeado de 2,3 cm en cara interna de rodilla izquierda, contusión en rodilla derecha, dolor en región lumbar» e «himen con desgarros».

La Fiscalía estima que por esta agresión sexual en su modalidad de violación el procesado, de nacionalidad mauritana, residente legal en España y sin antecedentes penales, debe ser condenado a 15 años de prisión y cumplir una orden de alejamiento de veinte años respecto de su víctima, a quien, además, ha de indemnizar con 100.000 euros.