Patrimonio artístico transformado

El Ayuntamiento de Arucas condena la intervención «poco rigurosa» realizada en las imágenes de San Juan y La Dolorosa, dos tallas históricas que datan del siglo XIX

Patricia Vidanes Sánchez
PATRICIA VIDANES SÁNCHEZ

El Ayuntamiento de Arucas ha condenado la actuación sobre varias piezas de la Iglesia de San Juan y ha puesto en conocimiento del Cabildo de Gran Canaria la realización de una intervención «poco rigurosa» en las tallas de la Dolorosa y San Juan Bautista.

Desde el Ayuntamiento de Arucas «se condena la intervención llevada a cabo en las tallas de la Dolorosa (1852) y San Juan Bautista (1848) por parte de los responsables del templo matriz». A ello se suma la indignación vecinal y de asociaciones como el Foro Arucas Siglo XXI ante el descubrimiento del cambio de color y facciones de ambas tallas de gran devoción popular y de incalculable valor histórico y artístico. En palabras del concejal de Patrimonio Histórico, Carlos González, «nos encontramos ante un claro ejemplo del desconocimiento que tienen los agentes privados que custodian bienes patrimoniales. Hablamos de unas piezas de enorme valor histórico y artístico que forman parte de un Bien de Interés Cultural (BIC)».

Expertos en arte han mostrado su indignación al conocer la sustancial modificación sufrida por las dos tallas, conocida tras la reapertura del templo después del periodo de confinamiento.

No son pocos los que ya han calificado este hecho como un nuevo caso de Ecce Homo de Borja. Hasta el momento se desconoce el autor de la intervención, que aplicó sobre la policromía original una nueva capa de pintura que ha cambiado de manera sustancial su expresión, alterando el semblante de las imágenes y eliminando todos los matices que las enaltecían .

Las tallas, obra del escultor canario Silvestre Bello Artiles, son un bello ejemplo de la poco estudiada imaginería canaria del romanticismo español, según el historiador del arte Jesús López Afonso y siguen los planteamientos estéticos del gran imaginero canario José Luján Pérez.

El alcalde de Arucas, Juan Jesús Facundo, espera que los expertos puedan recomponer la pueril restauración y devolver la belleza original.