Los termómetros ayer en Las Canteras alcanzaron los 30 grados. / C7

Pájara, La Aldea y Arucas, los sitios más calurosos del país

El fin de la Semana Santa llegó a las islas con los termómetros por encima de los 30 grados, una intensa calima y fuertes vientos, con rachas de hasta 82 km/h en Pájara

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Tasarte (La Aldea) con 35 grados y Arucas con 34,7 registraron ayer las temperaturas más altas de toda España. Pero no fueron las únicas localidades donde los termómetros superaron los 30 grados. De hecho, Pájara, en Fuerteventura, anotó la máxima nacional, con 35,2 grados. El calor se dejó sentir en el último día de la Semana Santa, acompañado de la calima, que se fue intensificando a lo largo de la jornada.

El aeropuerto de Tenerife Sur superó también los 34 grados y en El Matorral (San Bartolomé de Tirajana) la temperatura rozó los 33 grados, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). También el viento se hizo sentir en las islas con una velocidad de 43 kilómetros por hora en Izaña (Tenerife) a las 16.00 horas de este domingo y rachas de hasta 83 kilómetros. En Pájara se registraron hasta 82 kilómetros a primera hora y en Tejeda hubo rachas que alcanzaron los 70 kilómetros.

El viento continuará y la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias ha declarado la situación de prealerta por viento para hoy lunes en La Palma, Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote. Este aviso estará vigente desde las 00.00 horas y se esperan vientos de componente sur que pueden alcanzar rachas de 70 kilómetros por hora. En Fuerteventura, el viento fuerte se espera en las vertientes este y extremo sur desde la medianoches. A partir de las 03.00 horas, en La Palma el viento afectará a las cumbres y vertiente oeste y en Tenerife al área metropolitana y a las medianías. En Lanzarote, se esperan vientos a partir de las 21.00 horas de hoy lunes en las vertientes oeste y zonas de interior de la mitad sur.

Ante las altas temperaturas y la entrada de calima, La Consejería de Sanidad recuerda la necesidad de tomar medidas para prevenir los posibles efectos adversos del calor. En ese sentido, destaca la conveniencia de tomar medidas de protección, especialmente en los colectivos más vulnerables: mayores, niños, pacientes crónicos, polimedicados o con obesidad.

Es fundamental beber más agua y no esperar a estar sediento, especialmente entre mayores y enfermos crónicos para evitar la deshidratación. Además, en estos días, se debe evitar el consumo de bebidas alcohólicas o muy azucaradas y optar por una alimentación rica en frutas y verduras frescas, dejando a un lado comidas copiosas y alimentos que pueden contaminarse fácilmente (ensaladillas, mayonesas, etc.).

Para los grupos más vulnerables, Sanidad recomienda que se queden en casa y si se deben salir a la calle, evitar las horas centrales del día. Además, recomienda tomar el sol de manera progresiva y con protección.