Trabajos recientes de reforestación y riego en el Parque de Otoño. / C7

Mejoras para el Parque de Otoño de Artenara, quemado el verano de 2019

El proyecto licitado por el Cabildo destina 185.000 euros a la finca de la Vega de Las Cruces, muy deteriorada por el desuso y las llamas

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

Objeto de distintas mejoras, acondicionamientos y proyectos al menos desde el año 2003 y seriamente afectada por los incendios forestales del verano de 2019, la finca de la Vega de Las Cruces, en Artenara, más conocida como el Parque de Otoño, recibirá una nueva inversión del Cabildo para su puesta a punto por valor de 185.000 euros.

El proyecto licitado por la Consejería de Sector Primario y Soberanía Alimentaria incluye la mejora de la red de caminos de acceso existente, que se completará con un aparcamiento que facilitará el movimiento en todo el espacio de la finca.

También está programada la renovación de la red de suministro de agua potable y de riego que quedaron inservibles por el fuego, la reparación y amueblamiento de los merenderos, el parque infantil del espacio y distintas instalaciones exteriores e interiores, como el cuarto de aperos del área recreativa.

Además, se incorporará al Parque de Otoño nueva señalética con información visual para facilitar la identificación de sus distintos rincones por los usuarios y visitantes.

Localizada cerca de los núcleos poblacionales de Las Cuevas y Coruña, entre el barranco de Las Lajas y Lomo de Bajalobo, el estado actual de la finca es de un notorio deterioro que afecta a los caminos, el mobiliario y las distintas zonas.

Los caminos de acceso e interiores tienen falta de limpieza, el mobiliario está quemado, el parque infantil presenta daños y deberá adaptarse a la normativa vigente y la señalética se encuentra muy deteriorada.

«La finca a nivel general presenta deficiencias propias del desuso, el incendio y las diferentes intervenciones puntuales» en este espacio de las cumbres, reconoce el pliego.

«El grave incendio de 2019 provocó daños irreversibles en todos los elementos mobiliarios y de obra, a excepción de los aseos, los cuales no presentan afección alguna, posiblemente, por los muros de piedra y el hormigón que lo componen», agrega.