El eje norte-sur reclama su sitio en Gran Canaria