Foto de archivo de un pleno en Tunte. / Cober

Narváez espera por CC para reajustar el gobierno del sur

El PSOE crea el área de Presidencia, cede Hacienda a Cs, y NC mantiene Policía. La alcaldesa advierte a CC del descontento de una edil de su grupo

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

La alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, Conchi Narváez, tiene el decreto de reajuste de las delegaciones de los concejales de su gobierno a punto de firma, pero aún no puede porque, según aseguró este lunes a este periódico, está a la espera de que CC acceda o no a la petición que se le hizo de que devolviera las áreas de Festejos y Eventos a la concejal Francisca Quintana. En el gobierno existe cierto temor a que el descontento de esta edil del grupo de CC repercuta en la gestión y la alcaldesa no quiere dar carpetazo a esta crisis sin atar antes todos los cabos.

Lo cierto es que, según ha podido saber este periódico, el líder de CC en el gobierno local, Alejandro Marichal, y el secretario general del PSOE en el municipio, Carlos Álamo, compañero de partido de Narváez, s e reunieron precisamente este lunes para este asunto, pero hasta donde sabe la alcaldesa no se fraguó una solución y dijo que lo que se puso sobre la mesa fue el deseo de ambas partes de terminar el mandato con fidelidad al acuerdo que se firmó tras las elecciones.

Narváez asegura que hace tiempo que tiene el acuerdo cerrado para reajustar el gobierno y saldar así las diferencias que surgieron con Cs tras su decisión, a finales de octubre de 2020, de quitarle las áreas de Tráfico y Policía Local a la única concejal de la formación naranja, Inés Rodríguez, y delegárselas a NC, al edil Samuel Rodríguez.

La edil de Cs se quedó solo con Bomberos, Protección Civil y Salvamento y Socorrismo. La dirección insular de Cs protestó, aunque siempre mantuvo su apuesta por esta alianza, lo que ayudó a reconducir las aguas y a iniciar unas negociaciones que pasaron ciertos altibajos porque entre los cambios que buscaba el PSOE pretendía que CC cediera Turismo y la formación nacionalista se negó. Luego se le pidió también a NC que dejara Policía a los socialistas y Henríquez tampoco lo vio bien.

Tras varios tiras y aflojas, y dadas estas resistencias, decidieron que la solución de esta crisis afectara solo a PSOE y Cs. El partido de la alcaldesa pasaría Hacienda y Rentas a la formación naranja, que, a su vez, daría a los socialistas las competencias con las que se había quedado la edil Inés Rodríguez. Además, para el todavía edil de Hacienda, Antonio Pérez, del PSOE, se crearía la concejalía de Presidencia y mantendría el control sobre Patrimonio y Contratación. También se pactó dar entrada al gobierno a un nuevo asesor de Cs, Sixto García, que es diplomado en Administración y Dirección de Empresas, y reforzaría a Inés Rodríguez en su nuevo papel.

«El problema lo tiene CC»

Estos acuerdos se expusieron en una mesa del pacto el 4 de junio y hubo consenso general a falta solo de una petición que se le hizo a CC. En septiembre de 2020 el líder de los nacionalistas instó a un cambio de delegaciones en su grupo. Pidió que Alexis Moreno asumiera Festejos y Eventos, que hasta aquel momento estaban bajo la batuta de Francisca Quintana, que pasó a asumir solo Políticas Ambientales y Consumo. Asegura la alcaldesa que la edil no está conforme con estas funciones y entiende que su disgusto puede perjudicar al gobierno. « No hay ningún problema en el pacto y este acuerdo sella lo que estaba pendiente, solo queda que CC resuelva el problema que tiene en su grupo», subrayó este lunes Narváez. Por eso dice que espera por CC.