Captanieblas que se instalarán en Moriscos y Osorio, iguales a los colocados por Life Nieblas. / C7

Medio Ambiente pone captanieblas en Teror y Valleseco para el riego forestal

Compra once dispositivos a Nieblagua para instalarlos en las fincas de Moriscos y Osorio. Estima que cada uno recogerá 15.000 litros al año

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo ha contratado con la empresa Nieblagua la instalación de 11 recogedores de aguas atmosféricas (captanieblas) en las fincas de Moriscos, en Valleseco, y Osorio, en Teror, para el riego de repoblaciones, replicando así a diferentes altitudes el proyecto Life Nieblas en marcha en el barranco de La Virgen.

El Pico del Rayo de la finca de Osorio, que es propiedad del Cabildo, será donde primero se instalen seis recogedores del agua de las nieblas, reservándose los otros cinco aparatos para la finca de Valleseco también denominada Pozo de Fuente Fría y titularidad de la Heredad de Aguas de Arucas y Firgas.

LAS CLAVES

  • Dónde Los once dispositivos comprados se instalarán antes del verano en las fincas de Moriscos (cinco) y Osorio (seis).

  • Tipo Los captanieblas contratados por el Cabildo son los tridimensionales patentados por la empresa Nieblagua.

  • Eficiencia Medio Ambiente estima que cada ordeñadora de la lluvia horizontal puede captar 15.000 litros de agua al año.

  • Altitud Las cifras de recogida de agua en Teror y Valleseco se contrastarán con las obtenidas en el Barranco de La Virgen.

Los captanieblas seleccionados por Medio Ambiente son los tridimensionales patentados por la empresa Nieblagua, diseñados para recoger grandes volúmenes de agua con unas características estructurales que les permiten hacer frente en condiciones de seguridad a vientos moderadamente fuertes.

Con una garantía de diez años para la estructura y de cinco años para las lonas, estos captanieblas resisten vientos de hasta 65 kilómetros/hora.

Captanibles instalados en Barranco de la Virgen por el proyecto Life Nieblas. / C7

Los captanieblas elegidos no requieren de complicadas obras de instalación ni de elementos de sujeción auxiliares, ofrecen una alta estabilidad y resistencia, recogen más agua y reducen el impacto visual.

El presupuesto destinado a esta actuación asciende a 42.306,55 euros y el plazo de ejecución se limita a tres meses, de forma que antes del verano deben estar instalados los once captanieblas contratados.

Las dos fincas seleccionadas para la instalación de estos dispositivos verdes se consideran «estratégicas», ya que se ha constatado que existen gran cantidad de días donde la lluvia horizontal se hace presente.

Aunque un recogedor de aguas atmosféricas es capaz de obtener más de 1.300 litros al día en óptimas condiciones de niebla y viento, la experiencia obtenida en Canarias calcula una media anual de recogida de 15.000 litros por captaniebla.

Además de los dispositivos para ordeñar la lluvia horizontal, el Cabildo instalará en ambas fincas depósitos para la recogida de su producción con una capacidad de 500 litros que están preparados para su vaciado en cuanto se llenen con el objetivo de medir con exactitud el agua recogida por los dispositivos.

El dispositivo patentado por Nieblagua es tridimensional y de grandes dimensiones. / C7

Los datos de eficiencia de los nuevos captanieblas de Medio Ambiente se contrastarán posteriormente con los que se están registrando en el Barranco de la Virgen, donde el proyecto Life Nieblas ha instalado 15 captadores idénticos a los previstos en Moriscos y Osorio, pero también 800 captanieblas individuales alrededor de los ejemplares de las primeras plantaciones que se han realizado.

Plantaciones en Barranco de la Virgen

La primera de las cuatro temporadas de plantaciones previstas por este proyecto europeo liderado por el Cabildo, que se desarrolla en terrenos cedidos también por la Heredad de Aguas de Arucas y Firgas, comenzó en octubre del año pasado y se extenderá hasta este mes de abril con el objetivo de plantar 5.000 ejemplares de laurel, faya, brezo, acebiño y paloblanco, entre otras especies.

Las tres temporadas siguientes pretende hacer lo mismo para llegar a 20.000 árboles en 2024, todos criados en el vivero forestal de la finca de Osorio, de donde también llegan madroños, barbusanos, follaos, tajinastes azules y bencomias.