Foto de la última edición de la feria. / C7

La Mancomunidad del Sureste suspende la feria por no ser viable con las restricciones

Ingenio, Agüimes y Santa Lucía han acordado aplazar la gran cita anual de la comarca hasta nueva fecha. Se celebra cada mes de noviembre

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

A estas alturas posiblemente ya estaría a pleno rendimiento la maquinaria para los preparativos de la feria, pero la covid-19 se cobra una nueva víctima. Ya es oficial. La Mancomunidad del Sureste, conformada por los ayuntamientos de Ingenio, Agüimes y Santa Lucía, suspende la edición de este año, que vendría a ser la número 17. En condiciones normales, se tendría que celebrar durante tres días de un fin de semana de noviembre. Este año, además, le tocaba instalarse en el Cruce de Arinaga, en el municipio de Agüimes.

La noticia la avanzó este miércoles la alcaldesa de Ingenio y actual presidenta de turno de la mancomunidad, Ana Hernández, durante la rueda de prensa que ofreció durante la visita del consejero de Desarrollo Sostenible del Cabildo de Tenerife, Javier Rodríguez, a las instalaciones de la depuradora de la comarca, en el polígono industrial de Arinaga.

Este evento del sureste se ha consolidado como una referencia en el calendario de ferias de Gran Canaria e incluso de Canarias, capaz de atraer a más de 100.000 visitantes que acuden al que está considerado el mayor escaparate comercial de los productos de la comarca, sobre todo de los que tienen que ver con el sector primario y la artesanía. La logística de cada edición suele traer consigo la instalación de más de 150 casetas, además de infraestructuras complementarias como carpas para actividades y talleres o escenarios.

En grupos de 20 personas

El alcalde de Agüimes, Óscar Hernández, explicó minutos después del anuncio de su homóloga de Ingenio que la mancomunidad llegó a contemplar fórmulas alternativas para celebrar la feria. Con ese fin, abundó, se llegó a encargar un informe. Pero las propuestas que se pusieron sobre la mesa para poder encajar este encuentro comercial en las estrictas restricciones que imponen las medidas sanitarias frente a la covid-19 no convencieron a los dirigentes del sureste.

Entre otras cosas, añade el regidor del que iba a ser el municipio anfitrión de esta edición, los visitantes tendrían que acceder por turnos y en grupos de 20 personas, una fórmula que en la mancomunidad entendieron inviable para un encuentro tan multitudinario como este. «Valoramos que, además de generar un efecto llamada, ese sistema solo generaría malestar y quejas por las posibles largas esperas».

En principio, la edición 17 de la feria queda aplazada hasta nueva fecha, hasta que las condiciones de la pandemia lo permitan. Es decir, no descartan celebrarla en el primer semestre de 2021 e, incluso, que haya dos ediciones el próximo año.