Los imprudentes pagarán su aventura

Las personas que se salten los controles de seguridad en la cumbre serán sancionadas y pagarán los gastos del rescate.

DANIEL HERRERA

Hay que tener en cuenta que las vallas no pueden ser movidas ni rebasadas por los vehículos, para lo que la normativa contempla importantes sanciones. Las personas que lo hagan a pie cometerán una imprudencia si lo hacen en condiciones que no lo aconsejan o sin la preparación necesaria, por lo que la normativa también establece que los gastos generados por este tipo de rescates por imprudencias sean sufragados por la persona que las haya cometido.

En el caso de las 40 personas evacuadas anoche de la cumbre, entre ellas menores, un bebé, ancianos y embarazadas, fueron realizados por los coches del Cabildo, de bomberos y de Protección Civil que recorrían las carreteras en previsión de que quedaran personas, pero si hubieran ocasionado movilización adicional de medios habrían incurrido en un gasto que sería de su responsabilidad.

Circuito de guaguas

Entre las posibilidades, baraja habilitar un circuito de guaguas o un servicio de guaguas lanzaderas para evitar una mayor congestión y sobrecargar las vías de vehículos aparcados a los lados, lo que permite mantener el flujo de vehículos, sobre todo de mantenimiento y emergencias.

En las últimas horas de la noche del martes fueron evacuadas de la cumbre de Gran Canaria unas 40 personas, entre ellas menores y embarazadas. Los servicios de emergencia se vieron obligados a rescatar a estas personas que se saltaron la prohibición de acceso a las zonas que se cerraron por seguridad.

Y es que, aunque las carreteras se cerraron al paso de vehículos, muchos optaron por ir caminando y se les hizo la noche en la zona cumbrera.