Vista de la central térmica de Juan Grande, en la costa de San Bartolomé de Tirajana. / Arcadio Suárez

Las líneas de evacuación llegarán a tierra por la central de Juan Grande

Las subestaciones de la eólica marina se proponen al norte-noroeste de la central de Juan Grande y al oeste del barranco de Tirajana

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

Las líneas de evacuación de los parques eólicos marinos que se implanten en las zonas propuestas para ello discurrirán «por el menor número posible de corredores», evitando la dispersión en el fondo marino, y conectarán a tierra «en el menor número posible de puntos» que sean compatibles con el planeamiento insular.

La opción «que a priori se perfila como más favorable» para el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno regional es que el trazado de las líneas de evacuación toque la orilla, perpendicularmente a la misma, en la zona colindante con la parcela de la central térmica de Tirajana.

A partir de ahí continuaría con esa dirección, colindante con tal parcela y con una anchura lo menor posible, para minimizar la afección a las zonas protegidas de la costa sureste, como el litoral de Tenefé y la IBA Costa de Arinaga-Castillo del Romeral.

Subestaciones eléctricas

Por igual motivo la localización más favorable de las subestaciones de las líneas de evacuación en tierra «es en la zona interior, alejadas de la costa», al norte-noroeste de las instalaciones de la central térmica y al oeste del barranco de Tirajana.

Aunque su definición final dependerá de los estudios a realizar, la entrada a tierra de las líneas de evacuación y las subestaciones eléctricas tienen que evitar los ámbitos naturales protegidos entre Gando y Pozo Izquierdo y a la vez su fragmentación.