La víctima del crimen de Puerto Rico tenía la cara destrozada a puñetazos