Los afectados piden que se retire el banco de obra junto a sus casas. / C7

«Nos sentimos olvidados y estamos cansados»

Vecinos de la plaza del Pueblo, en La Isleta, exigen al Ayuntamiento una solución a las reuniones nocturnas de jóvenes que llevan meses denunciando porque impiden su descanso y generan suciedad en un espacio que dicen ya está deteriorado

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Los residentes en el lateral de la plaza del Pueblo que linda con la calle Inés Chemida, en el barrio capitalino de La Isleta, reivindican su derecho al descanso. Aseguran que el problema que ya denunciaron públicamente en octubre pasado en la edición impresa y en la digital de CANARIAS7 no solo no se ha resuelto, sino que se ha visto agravado en estos siete meses que han transcurrido.

«Es diario, ya no es solo los fines de semana», apuntan los afectados sobre el ruido que generan los grupos de «chicos y chicas» que eligen este espaciopara reunirse y que van rotando desde el arranque de la tarde y hasta entrada la madrugada. «Empiezan a llegar por la tarde y cuando se van unos grupos llegan otros que están hasta la noche», aseguran.

Molestias

«Anoche era la una y cuarto de la mañana y, después de llamar tres veces a la Policía, tuve que acabar por asomarme y pedirles que por favor bajaran la voz, porque ya no podemos más y yo me levanto a la seis de la mañana para ir a trabajar», expone una de las personas afectadas sobre lo vivido la madrugada de este jueves, solo a modo de ejemplo del panorama que afrontan cada noche.

Los perjudicados por esta situación señalan que el problema radica en que estos jóvenes se congregan en la bancada que discurre a lo largo de la plaza en el lado de Inés Chemida, una vía que «es estrecha» por lo que el ruido invade sus viviendas. «Los tenemos debajo de casa», dicen.

Cierre nocturno

Explican que en su día le reclamaron al concejal del distrito Isleta-Puerto-Guanarteme, Luis Zamorano, el vallado y el cierre nocturno de este espacio al entender que era el único modo de acabar con esta molestia. «Pero nos dijo de palabra que eso no podía ser, porque esto no es un parque sino una plaza», indican.

Sin embargo, siguen reivindicando esta medida al entender que es posible llevarla a cabo pues «se hace en otros sitios».

Los vecinos aseguran que los jóvenes generan suciedad en una zona ya deteriorada. / C7

Además, reclaman al Ayuntamiento la retirada de ese amplio banco de obra próximo a sus viviendas. «Que lo quiten y pongan bancos alrededor de la plaza», solicitan porque consideran que es el modo de evitar que estas reuniones se concentren en un único punto.

«Queremos descansar y que esa bancada desaparezca porque son grupos y grupos los que vienen cada día y estamos amargados», insisten los perjudicados.

Basura y suciedad

Recuerdan también que estas concentraciones de grupos de gente joven que se producen en horas nocturnas no solo impiden el descanso de quienes residen en este entorno, sino que generan basura y suciedad en un espacio que durante el día utilizan personas mayores y los niños que acuden a jugar al parque infantil con que cuenta.

«La plaza amanece llena de basura y sucia porque todo lo que comen y beben lo dejan tirado en el parterre» e incluso «orinan», dicen sobre el escenario con el que se encuentran los vecinos cada mañana.

Deterioro

Asimismo denuncian que «este es un espacio que ya se encuentra muy deteriorado» y que la acción de estas personas, que «lo han convertido en su punto de reunión», no hace más que empeorar su situación. «Usan los remos del parque infantil y los rompen», critican los denunciantes.

Añaden que todo esto ya se lo hicieron saber en su día a Zamorano en persona. «Pero ellos no han hecho nada y nosotros tenemos que quejarnos», dicen unos vecinos que confiesan su desesperación.

Olvido

«Nos sentimos olvidados y estamos cansados», agregan e insisten en que «lo único que estamos pidiendo es descansar».

Los afectados destacan que este problema incluso se abordó en una Junta de Distrito a la que lo llevó el Partido Popular. Pero siguen esperando por una solución.

Lamentan que la actuación del Ayuntamiento se limite a baldear la zona. «Lo único que hacen es venir y echar agua que, además, se filtra al garaje» que hay bajo la plaza, exponen.

Inacción

Esa inacción municipal que aseguran sufren les ha llevado a pedir «una reunión con Inmaculada Medina», concejala de Servicios Públicos, que esperan sea atendida en breve.

«Estamos amargados porque tenemos que madrugar para ir a trabajar y esto es un día y otro día», se quejan.