Se levanta el veto al baño en El Confital tras un mes y 21 días

Ciudad de Mar solicitó este viernes al Gobierno de Canarias retirar la bandera roja que ondeaba en El Confital desde el 26 de abril ante los buenos resultados de los análisis de las aguas del último mes. La autorización llegó por la tarde junto al acuerdo de ambas administraciones de mantener la recomendación de no bañarse hasta que se localice el foco de la contaminación.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El concejal de Ciudad del Mar del Ayuntamiento capitalino, José Eduardo Ramírez, aseguró este viernes en el acto de izado de la bandera azul de Las Canteras que había «solicitado al Gobierno de Canarias que nos permita abrir la playa» del Confital, cerrada desde el 26 de abril. Añadió que confiaba en que dicha autorización llegara a lo largo de la jornada, algo que finalmente se produjo por la tarde. Pero el levantamiento de la prohibición llegó acompañado del acuerdo de ambas administraciones de mantener la recomendación de no bañarse mientras no se localice el foco de la contaminación fecal.

El responsable de Playas dijo antes de que se produjera el anuncio que la petición al Ejecutivo respondía a que «hace cerca de un mes que los resultados de las analíticas dan que la calidad del agua es suficiente como para poder bañarnos, incluso en el momento actual rozamos la excelencia». Pero aclaró que «esto no quiere decir que no vayamos a seguir trabajando para resolver el problema de manera definitiva».

Ramírez explicó que «vamos a seguir trabajando en la galería de Los Nidillos, ya hemos metido buzos en la zona del Confital para ver si hubiera algún escape submarino que no estemos viendo, Emalsa sigue echando trazadores (aguas con colorantes) en todos los servicios que se prestan en los alrededores por si algunos nos llegara al mar... Todos esos trabajos van a seguir».

Añadió que «seguramente la semana que viene también llevemos el georradar para localizar posibles pozos debajo de la playa».

En cualquier caso insistió en que «consideramos que ya es hora de volver a recuperar la normalidad de la playa, sobre todo para los usuarios, independientemente de que sigamos trabajando».

Ramírez apuntó que «nuestra hoja de ruta sigue adelante» y que «no nos vamos a rendir en resolver absolutamente todas las hipótesis».

Además, indicó que el episodio de contaminación «duró 15 días» pero «hemos mantenido la playa cerrada más tiempo porque hemos estado haciendo muchos trabajos».