Imagen tomada por los vecinos de la retroexcavadora trabajando en la zona en la que aseguran existe una colonia de lagartos. / C7

Reina Mercedes teme que unas obras afecten a una colonia de lagartos protegidos

Vecinos de la urbanización alertan de que el refuerzo de una torre de alta tensión pone en peligro a «entre 60 y 70» ejemplares

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Vecinos de la urbanización Reina Mercedes, en la capital grancanaria, se despertaron ayer con los preparativos de los trabajos de refuerzo de una torre de alta tensión que se encuentra en una ladera frente a sus viviendas, que comenzaron pasado el mediodía. Unas labores cuyo objetivo, según aseguran los residentes que les comunicaron los propios operarios, consisten en retirar unas piedras de grandes dimensiones que bordean la estructura para construir un muro.

El problema, explican los vecinos, radica en que esas rocas se han convertido en el hogar de una colonia de lagartos canarios «que están protegidos» y que en la actualidad componen «entre 60 y 70» ejemplares por cuya integridad ahora temen.

«La torre está frente a la urbanización en una loma, y hace ya unos cuantos años los de Red Eléctrica de España empezaron a poner piedras de grandes dimensiones para reforzarla e hicieron un pequeño muro. Con el paso del tiempo y los años, eso se ha colonizado de lagartos canarios, del más grande, el que tiene manchas», explica Juan Guerra, unos de los primeros vecinos que al ver que los operarios vallaban un tramo de la vía y bajaban «una retroexcavadora», les alertó de la presencia de estos animales.

La retroexcavadora inició los trabajos en una zona en la que hay ejemplares, dicen los vecinos

«Les pregunté a los trabajadores qué iban hacer y me dijeron que quitar todas las piedras para reforzar el muro y hacerlo mejor», comenta. Añade que al informarles de la presencia de lagartos en ese entorno «me dijeron que no me preocupara, que ellos cuando oyen el ruido se van». Aunque insistió en que al rodar esas piedras «los podrían escachar», volvieron «a decirme que no me preocupara».

Sin embargo, este vecino no se quedó tranquillo y optó por dar parte a las autoridades. «Llamé a la Policía Local y les expliqué el tema, y ellos dieron parte al centro de protección de animales de Tafira», indica.

Asegura que «un capataz» del Centro de Recuperación de Fauna de Tafira, entidad dependiente del Cabildo de Gran Canaria se interesó por el asunto. «Me llamó personalmente, le expliqué lo que estaba pasando y me dijo que iba a mandar a Medio Ambiente y a una persona del Cabildo».

Apunta que él mismo fue testigo de la llegada de estas personas a la zona. «Cuando estaban aquí, in situ, dijeron que ahí tiene que haber más de 60 y 70 lagartos», expone. Además, este vecino les dijo que la colonia no se limita a la zona en la se ubican las piedras, sino que también hay ejemplares de estos animales «a la derecha y a la izquierda» de ese terreno.

Guerra señala, además, que estas personas de Medio Ambiente y del Cabildo le comunicaron que los operarios les dijeron «que de momento no pensaban empezar» los trabajos hasta hoy jueves, algo que no convenció a este vecino que, pasada las once de la mañana, afirmaba ver «bajando la retroexcavadora».

Sus sospechas se confirmaron poco después ya que, pasado el mediodía, observó desde su residencia cómo empezaban que los trabajos. Aunque, constató que en ese momento, «no están tocando las piedras» en las que se localiza la colonia, «al lado ya están haciendo un hoyo que no veas». Relató en tiempo real que «estoy viendo de mi ventana ahora mismo que las piedras están a la derecha, y a la izquierda están haciendo el hoyo, pero ahí también había lagartos», se lamentó.

Guerra se pregunta «a criterio de quién» se ha dejado estos trabajos porque, recuerda, «el lagarto está protegido».

Leo Pérez, presidente de la comunidad de propietarios de la urbanización Reina Mercedes, también denuncia el inicio de una obra que, a su criterio, resulta «ilegal», ya que «los lagartos canarios están protegidos en el mundo».