Imagen tomada por los vecinos de los rebajes de acera que denuncian no responden a lo que exige la normativa. / C7

Los rebajes de aceras hechos en La Isleta «no cumplen con la ley de accesibilidad»

El Foro por La Isleta denuncia que su propuesta a los Presupuestos Participativos establecía «cota cero» pero «han dejado un bordillo»

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

«La obra está mal hecha porque no cumple con la ley de accesibilidad», asegura Félix Alonso, presidente del Foro por La Isleta, al referirse a los trabajos de rebaje de aceras que ha ejecutado el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través del área de Vías y Obras, en diferentes calles del barrio capitalino.

El portavoz de la plataforma ciudadana que agrupa a colectivos vecinales, culturales y sociales de La Isleta recuerda que esta actuación parte de una propuesta «que presentamos a los Presupuestos Participativos para que se hicieran rebajes de aceras en los pasos de peatones al nivel del asfalto, es decir, a cota cero, en distintas calles del barrio».

Sin embargo, denuncia que los trabajos ejecutados, que se concluyeron «hace un mes» y estaban presupuestados «en 26.000 euros», no responden a lo solicitado ni a la «Orden VIV/561/2010, de 1 de febrero, por la que se desarrolla el documento técnico de condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los espacios públicos urbanizados, que especifica la normativa que deben cumplir los pasos de peatones».

La plataforma ciudadana dice que no ha existido supervisión técnica de la actuación y reclama una respuesta a su denuncia

Así, señala que «la ley establece que no puede haber ningún bordillo y han dejado uno». Este hecho, según Alonso, genera ahora un problema de seguridad tanto a personas con problemas de movilidad como a las que no los tiene. «Si haces un bordillo pequeño tiene más peligro que uno grande porque no lo ves y se puede caer cualquiera, personas con movilidad reducida o sin movilidad reducida», alerta.

De igual modo, lamenta que a pesar de que antes de que finalizan los trabajos desarrollados en vías como Juan Rejón-La Carretera, Faro o La Naval, ya advirtió al Consistorio de que «no se estaban haciendo bien», no se puso remedio. Y es que dice que lo puso en conocimiento del concejal de Participación Ciudadana, Prisco Navarro, y del edil del Distrito Isleta-Puerto-Guanarteme, Luis Zamorano. Apunta que este último «me dijo que se lo pasaría a Inmaculada Medina porque era cosa de Vías y Obras».

El portavoz del Foro por La Isleta comenta que Medina «dijo que iba a ver si lo solucionaban». Pero lamenta que nadie haya respondido «a la carta que mandé a Vías y Obras hace más de veinte días diciendo que lo habían hecho mal, pidiendo que se repararan los daños y solicitando saber quiénes eran los responsables, porque son 26.000 euros».

Sin supervisión técnica

Alonso centra su queja en el hecho de que «los técnicos del Ayuntamiento capitalino, responsables de que se cumpla la ley de Accesibilidad Universal en todas la obras públicas y privadas, no están haciendo su trabajo».

Además, su denuncia pública busca impedir que cosas similares puedan pasar en otros lugares del municipio, pues afirma que «cuando los obreros estaban trabajando» y les comentó que el rebaje no respondía a lo que recoge la normativa sobre accesibilidad, le respondieron que «eso se estaba haciendo en toda la ciudad». Por eso Alonso insiste en que «los técnicos municipales tienen que revisar todas las obras».