Los vecinos se quejan del ruido y la suciedad que generan las concentraciones nocturnas de jóvenes. / c7

«Lo que queremos es poder descansar»

La Isleta. Vecinos del entorno de la plaza del Pueblo piden al Ayuntamiento su cierre de noche para evitar las reuniones de jóvenes que les impide dormir y generan suciedad

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Vecinos de la plaza del Pueblo, en el barrio capitalino de La Isleta, exigen al Ayuntamiento una solución al problema que sufren desde hace meses por las reuniones nocturnas que protagonizan a diario grupos de jóvenes en ese espacio y que les impide conciliar el sueño debido al ruido que generan. «Lo que queremos es poder descansar», señala uno de los afectados que además recalca que esta circunstancia se repite «cada noche, no solo los fines de semana, a partir de las once, que es cuando empiezan a llegar los diferentes grupos».

La situación afecta de manera especial a los residente en Inés Chemida, una de las vías con las que limita la plaza. «La calle es muy estrecha y ellos se sientan en el banco que hay en esa zona y es imposible dormir», exponen los perjudicados por una problemática que, aseguran, han puesto en conocimiento del Ayuntamiento y de la Policía, «incluso con numerosos escritos» y en repetidas ocasiones.

Apuntan que estas concentraciones nocturnas de jóvenes además del ruido que les imposibilita conciliar el sueño tienen otra consecuencia, la suciedad que deja. Y es que relatan que consumen bebidas y «la plaza aparece con latas y botellas» entre otros desperdicios, pues «incluso hacen sus necesidades y la zona apesta por la mañana».

Los denunciantes explican que la plaza de Pueblo es un espacio que durante el día es frecuentado por menores, ya que cuenta con un parque infantil y que incluso un centro educativo cercano la utiliza en la hora del recreo de su alumnado. «No sé cómo los niños del Colegio Saucillo van ahí en el recreo», indica un residente.

Los vecinos afectados señalan que han «intentado hablar con Inmaculada Medina y recogimos firmas y fuimos a hablar con Luis Zamorano», concejal del Distrito Isleta-Puerto Guanarteme, «para pedir que cierren la plaza de noche y la abran por el día para así poder descansar». Pero «Zamorano nos dijo que esto no es un parque sino una plaza y que no la puede cerrar».

De igual modo, comentan que han solicitado al Consistorio capitalino que se retire el banco de obra en el que se congregan de noche estos jóvenes para disuadirlos de que acudan a la zona, porque «a partir de las once de la noche no hay quien descanse», insiste un afectado que añade que este jueves «había hasta tres grupos» y « es un foco de basura».

Los afectados dicen que se han decidido a denunciar públicamente esta situación ante la inacción de las autoridades.

« Hemos llamado tropecientas mil veces a la Policía y la Concejalía del Distrito dice que va a hacer un seguimiento del tema, pero seguimos sin solución», lamentan.

También aprovechan para pedir al Ayuntamiento que actúe en el muro de la plaza que mira a Inés Chemida, «que es un peligro porque se está cayendo», y limpie y riegue los jardines.