Concejales del PP en el Ayuntamiento durante su encuentro con hosteleros de la ciudad. / C7

El PP propone modificar la ordenanza para mantener las terrazas exprés

Luzardo critica que se vayan a retirar a principios de año y apuesta por consolidarlas atendiendo a criterios estéticos, de accesibilidad y convivencia

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

El PP en el Ayuntamiento de la capital grancanaria apuesta por consolidar las terrazas exprés mediante una «modificación de la Ordenanza Reguladora de la Instalación de Terrazas» que «cree seguridad jurídica» para que estos espacios, que se generaron de manera temporal para que los negocios de restauración pudieran afrontar el impacto de la crisis sanitaria, se mantengan más allá del 7 de enero de 2022, fecha que asegura ha puesto como limite el gobierno local para su permanencia.

«Unas terrazas se podrán quedar y otras se tendrán que quitar, pero sobre todo hay que compatibilizar el derecho al descanso de los vecinos en cuanto a los ruidos y dar la posibilidad de que algunos negocios puedan continuar con el empleo que han creado y que no se destruya más empleo, porque estamos hablando de economía para Las Palmas de Gran Canaria». Así resumió la portavoz del PP en el Consistorio capitalino, Pepa Luzardo, la propuesta que impulsa su partido y presentó este jueves junto a un grupo de hosteleros en una terraza de Perojo, «la primera que ocupó una plaza de aparcamiento para dar posibilidades al negocio».

Señaló que algunas ciudades españolas «ya desde el mes de julio han modificado la ordenanza» para que, una vez superada la pandemia generada por la covid-19, «que esperemos sea la situación en que estemos a partir de final de año, las terrazas puedan tener una continuidad».

La concejala del PP insistió en que esta consolidación de las terrazas exprés por la que abogan está condicionada al cumplimiento de unos criterios estéticos, de accesibilidad universal y de convivencia vecinal. «Estamos hablando de que no todas las terrazas se pueden poner en cualquier sitio» porque hay que garantizar la «accesibilidad de personas con un carrito de bebé o una silla de ruedas» o «que un trabajador pueda acceder con su carga al espacio». Pero «sí creemos que hay algunas plazas de aparcamiento» que ahora se ocupan de manera provisional «y que podría ser de manera definitiva, con una ordenanza, con una regulación, con unos requisitos».

Luzardo puso como ejemplo a Barcelona, «una ciudad que modificó su ordenanza en julio y entrará en vigor en enero», que «establece 7 zonas diferentes» atendiendo a la ubicación «con un mobiliario adecuado, una estética» para que «la continuidad del negocio pueda ser algo real».

La edila del PP calificó de «barbaridad» que el alcalde Hidalgo haya anunciado que el 7 de enero «se levantarán» todas la terrazas exprés pues «hay una moción aprobada por unanimidad», y reiteró su demanda de «una regulación para que muchas de ellas puedan tener continuidad» y sean negocios «que creen empleo».

Luzardo cree que Hidalgo «va a tener que rectificar por la presión de los ciudadanos» que quieren disfrutar «tranquilos» en este tipo de establecimiento.

Un 80% del negocio

Antonio Sánchez Camejo, en representación de dos restaurantes de la capital, explicó que las terrazas «nos han ayudado tremendamente a afrontar una situación pésima» por lo que vaticina que su eliminación repercutirá en «la reactivación económica». Destacó que « la tendencia de los clientes ahora es buscar los espacios exteriores» y que «el 80%» de los que atienden se decanta por esta opción.

Ismael Mendoza, propietario junto a sus tres hermanos de un restaurante en Siete Palmas, dijo que la terraza mejora su trabajo y que eso se traduce en «más capacidad de contratar personal».