La ocupación de la vía con mesas y sillas volverá a ponerse al cobro. / ARCADIO SUÁREZ

Las Palmas de Gran Canaria reactiva las tasas suspendidas por la covid

El Ayuntamiento no cierra la puerta a una nueva congelación de los cobros si es necesario por un empeoramiento de la situación sociosanitaria

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El presupuesto de 2022, que fue aprobado este viernes de manera inicial, reactiva las tasas que fueron suspendidas por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria en los dos últimos años con el fin de ayudar al sector económico de la ciudad a superar la crisis provocada por la pandemia de covid-19.

Esto no significa, en todo caso, que se cierre la puerta a esta posibilidad. «En función de la evolución de la situación sanitaria, tomaremos las medidas oportunas», indicó la concejala de Hacienda, Encarna Galván, «este año volveremos a analizar la situación y, si fuera necesario, optaremos por la suspensión, que veremos si será parcial o total».

En 2019 se adoptó la decisión de eliminar la recaudación del servicio de recogida de basuras y residuos sólidos urbanos (1,15 millones de euros), terrazas (428.117 euros), licencias de apertura (300.000 euros), quioscos (23.410 euros), taxis (70.000 euros), hamacas y embarcaciones (2.749 euros), puestos en el rastro y ferias (109.707 euros) y ocupación del dominio público local con motivo del ejercicio de actividades mercantiles o industriales (20.000 euros). Además, se eximió el pago del canon del hotel Santa Catalina (300.000 euros), de las empresas alojadas en el centro de emprendedores (139.000 euros), de las concesionarias de los complejos deportivos públicos (380.000 euros) y la realización de actividades en suelo municipal (290.000 euros). Y la acción se completó con el restablecimiento del equilibrio económico de los centros deportivos, que fueron 1,5 millones de euros. En total, se bonificaban 4,72 millones de euros.

La concejala Encarna Galván defiende el presupuesto de 2022 a través de la pantalla. / C7

Galván defendió el presupuesto como una apuesta por potenciar las políticas de acción social (84 millones), de seguridad (34 millones), de captación de inversiones (50 millones), de potenciación de la economía creativa (17 millones) y de defensa del medio ambiente (61 millones). «Los presupuestos reflejan la ciudad que construimos entre todos».

Sin embargo, esta visión no fue compartida por la oposición, que votó en contra de unas cuentas que llegan con retraso, como señalaron casi todos en su primera intervención en el pleno.

El viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, echó en cara al tripartito que presumiera de tener el mayor presupuesto de la historia. «¿De qué sirve eso si la ciudad está más sucia, es más insegura, sufre una mayor presión migratoria y es de las que peor paga a sus proveedores?», expuso. Pidió que se equiparara el gasto social al nivel de gasto de 2021 y lamentó que no se abriera una línea de subvenciones a pymes, que se siguiera incluyendo el IBI social -que no se convoca desde 2018-, que se cerraran entidades de reparto de alimentos y que se haya suspendido la distribución de tarjetas de compra de comida.

El dato

  • Ocho procesos. Son las primeras convocatorias de consolidación del empleo para trabajadores municipales, previstas para la semana que viene. El Ayuntamiento está obligado a estabilizar a 907 empleados públicos de aquí a 2024.

Para Lidia Cáceres (Ciudadanos), la suspensión de las tasas habría sido «un gesto en un Ayuntamiento que presume de superávit «Este presupuesto vale para inaugurar cualquier cosa y proporcionarle temas para su 'book' fotográfico de campaña», dijo. Esta concejala presentó 89 enmiendas parciales que fueron rechazadas por el gobierno local.

Desde Coalición Canaria se entiende que los presupuestos presentados por el tripartito «no son creíbles porque la liquidación de las cuentas dan la espalda a su gestión, que es nefasta». David Suárez denunció que las cuentas «asfixian y ahogan a pymes y autónomos», y también criticó que solo se hubiera invertido 29 millones de euros de inversiones.

Carencias y ausencias

La edila no adscrita Beatriz Correas justificó su rechazo de las cuentas por el hecho de que no tiene en cuenta las necesidades de los barrios.

Y la concejala no adscrita Carmen Guerra lamentó que el Ayuntamiento ahorre cada año 50 millones de euros y luego «la ciudad esté sucia, falten policías y bomberos, y los servicios sociales no puedan atender a la gente».

Por último, José Antonio Guerra, el tercer edil no adscrito, aseguró que «el presupuesto es otra mentira más que nadie se cree». Y apuntó también a la suciedad, los atascos y la seguridad como asuntos cuya solución no se aborda con estas cuentas.

Imagen de archivo de una de las entidades que colabora con el Banco de Alimentos y que fue expulsada de un local municipal en Zárate. / Cober

El Consistorio abre la puerta a dar más dinero al Banco de Alimentos

El presupuesto de 2022 también congela las aportaciones a entidades benéficas como el Banco de Alimentos (20.000 euros), Casa de Galicia (6.000 euros) o Cáritas (671,879.34 euros). Sin embargo, el coordinador general de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Antonio Ramón Balmaseda, explicó este viernes que está previsto aumentar las partidas que se destinan a estas organizaciones en el sentido de lo anunciado a fines de enero por parte de la concejala de Servicios Sociales, Carmen Luz Vargas. En aquel momento, la edila detalló que se iba a aportar 10.000 euros más al Banco de Alimentos, hasta consignar 30.000 euros; 4.000 euros extra para la Casa de Galicia y su campaña de reparto de juguetes para familias vulnerables, de modo que se alcanzarán los 10.000 euros; otros 59.666,67 euros más a Cáritas para reforzar los comedores sociales, cuyo convenio contará, con este nuevo aporte, con un importe final de 731.546,01 euros; y 25.000 euros más a la Fundación Farrah para potenciar el trabajo con menores y familias vulnerables, quedando su convenio en un importe de 100.000 euros.

Balmaseda explicó que estas aportaciones extras no requerirán de un cambio del plan de subvenciones y que se materializarán vía modificación de crédito, vía uso de los remanentes.

La oposición se abstuvo en la votación del plan y criticó que no se incluyeran los planes de vivienda de algunos barrios y que no se ejecutaran partidas.