El Plan Maestro de Infecar configura el recinto como un gran parque equipado con pabellones