Imagen del acusado durante el juicio. / cober

«Soy culpable de arruinarle la infancia a mis hijos», dijo el asesino en su última palabra

Las acusaciones y la defensa han reclamado también una indemnización de 150.000 euros para cada uno de los tres hijos de la fallecida

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

«Soy culpable de haberle quitado la vida a mi esposa, soy culpable de haberle arruinado la infancia mis dos hijos, soy culpable de causarle a toda la familia de mi esposa una amargura y un dolor tan grande que jamás podrán arrancar de sus corazones, le pido perdón a toda la familia por lo que hice. Solo entiendo que aquella desgraciada mañana sufrí algún trastorno mental, es lo único que entiendo». De esta forma quiso pedir perdón en su última palabra Ángel Montesdeoca, el autor del crimen machista de La Matula en el que acabó con la vida de su exmujer, Marisa Álvarez el 8 de junio de 2018.

Este martes, en la última jornada de este juicio celebrado ante un jurado popular, la fiscal María Luisa Ordóñez de Barraicua, la acusación particular ejercida por José Antonio Penichet y el Instituto Canario de Igualdad (ICI) representado por Begoña Santana, pidieron de forma unánime un veredicto de culpabilidad para este acusado, de 68 años, que se enfrenta a peticiones de 23 a 25 por haber asesinado con un cuchillo a su mujer cuando estaba durmiendo en la cama porque no aceptaba que le había pedido el divorcio en, al menos, tres ocasiones.

La fiscal delegada de Violencia sobre la Mujer determinó de forma contundente que Ángel «quería matar a su mujer porque no aceptaba la ruptura de su matrimonio y su libertad y capacidad de autodeterminación» y que cometió los hechos «sin preocuparse de los dos hijos de ambos y de la hija mayor de la fallecida», sostuvo. «La atacó en la cama y lo hizo cuando ella estaba boca abajo y, al darse la vuelta, le clavó con fuerza y gran violencia el cuchillo en el tórax, una herida de muerte de 17 centímetros y medio de profundidad», detalló Ordóñez de Barraicua.

Añadió que «todo pasó muy rápido y no hubo forcejeo ni discusión, como dice la defensa, por lo que ha quedado bastante claro que la mató por sorpresa», concluyó la representante del Ministerio Público, quien incidió al jurado de que se opusiera en su veredicto a que en el futuro el acusado pueda recibir un indulto.

Por su parte, José Antonio Penichet insistió en que el acusado «tenía un plan plenamente trazado» para acabar con la vida de Marisa porque no aceptaba el divorcio y que tuviera amistad con otro hombre, «alguien con quien era feliz», unas palabras que secundó su compañera letrada Begoña Santana :«Ángel no iba a consentir que ella lo dejara y menos que rehiciera su vida».

El miércoles el jurado comenzará a deliberar después de que se le haga entrega del objeto del veredicto.

Se enfrenta a una pena de entre 20 y 25 años de cárcel por asesinato

Durante la segunda sesión del juicio celebrado ayer ante la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas y tras finalizar la prueba pericial y testifical y concluir los informes las tres acusaciones y la defensa, el caso quedó a expensas del veredicto del jurado. Las acusaciones piden una condena de entre 23 y 25 años de cárcel, mientras que la defensa interesa la pena mínima por el delito de asesinato agravado de 20 años.