Imagen de archivo de un control policial nocturno. / C7

El ocio nocturno pide un mayor control de los botellones

Los empresarios de bares y restaurantes critica las restricciones a su sector y «la aparente libertad» para beber en espacios públicos

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

La Asociación de Bares Cafeterías, Restaurantes y Ocio Nocturno, integrada en la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), demanda formar parte de la solución a la actual situación de crisis sanitaria, frente al descontrol que actualmente existe sobre la actividad de botellón que asola la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria durante las noches.

Desde el inicio de la pandemia, el sector de restauración y ocio nocturno ha sido el más afectado por las diferentes medias que han venido restringiendo su actividad, según explica en un comunicado. La asociación recuerda que, a día de hoy, los establecimientos de la noche, están cerrados por disponerlo así una disposición del Gobierno de Canarias, desde el pasado 20 de agosto, sin visos de que puedan volver a recuperar su actividad.

Potra parte, el sector de los bares, cafeterías y restaurantes está operando en la actualidad con importantes restricciones en cuanto a aforo y horario de cierre, que ha venido estando limitado hasta la 01.00 horas, lo que de hecho les está suponiendo, importantes pérdidas económicas, viéndose obligados a mantener en los ERTEs a buena parte de sus plantillas.

La publicación de nuevas restricciones, con miras a las fiestas de Navidad, supondrá una losa más que soportar en esta difícil situación.

«Todo esto contrasta», como se expone, «con la aparente libertad con que operan grupos de jóvenes, reuniéndose en las zonas públicas para beber de forma incontrolada, con el riesgo sanitario que ello conlleva para ellos mismos y para la población en general, respecto a lo cual bastaría, una actuación coordinada y de carácter preventivo por parte de las fuerzas de seguridad competente, para evitarlo. Merece, en tal sentido, recordar que la economía de las islas depende en gran medida de los índices acumulados de contagios, cuyas cifras condiciona la viabilidad de nuestro destino para los diferentes mercados emisores de turistas».

Tanto Fermín Sánchez, presiente de la citada Asociación, como Tom Smulders, presidente de la Comisión de Turismo y Seguridad de la FEHT y Vicepresidente de la FEHT, denuncian esa actividad de botellón que prolifera por la falta de control, por parte de la Policía Local, «más ocupada en la inspección de los establecimientos que legalmente ejercen la actividad». Ambos ponen de manifiesto el enorme daño económico que se está haciendo al sector de la hostelería con los botellones y fiestas privadas, sin ningún tipo de aplicación de las normas sanitarias que rigen en estos momentos, al tiempo que apelan, no ya a la sensibilidad del Ayuntamiento, sino a su propia responsabilidad, en demanda de actuaciones que erradiquen esta actividad.