«No violé a mi suegra, me equivoqué de habitación»

El acusado de haber violado a su suegra de 87 años de edad y enferma de Alzhéimer, negó ayer los hechos durante la vista oral y consideró todo un descuido fruto de la ingesta masiva de alcohol. «De lo que me acusan es falso. No violé a mi suegra y todo fue un error puesto que me equivoqué de habitación al haber bebido demasiado», declaró defendiéndose de unos hechos por los que se le piden diez años de cárcel.

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

Relató que el 12 de junio de 2016, fue a un asadero familiar y luego a la verbena de Santa Brígida y en ambos sitios bebió «bastante ron», argumentó. Luego, se quedó solo porque su mujer se marchó a su casa y al regresar al hogar, «estaba borracho y en vez de meterme en mi habitación, entré en la de mi suegra por equivocación. Estaba todo oscuro y cuando bajé la manta y me fui a meter en la cama, mi suegra gritó y en ese momento me di cuenta de la equivocación y salí de inmediato», dijo.

Por su parte, su exmujer, declaró que había visto al encausado la noche de autos acostado en la cama de su madre. «Yo escuché ruidos y me fui a su habitación. Al llegar, vi un bulto encima de mi madre y por eso chillé. En ese momento lo vi en estado de erección, intentando subirse los calzoncillos y el pantalón como un loco», testificó, hechos que había negado previamente el acusado: «No es cierto que mi esposa me sorprendiera erecto encima de mi suegra».

Justificó el hallazgo de su ADN en el ano de la anciana porque «la bañaba y limpiaba todos los días. Pudo ser por ese motivo», dijo.