Imagen de archivo del colegio Guiniguada, en el risco de San Nicolás. / C7

San Nicolás se hace oír por Educación sobre el Guiniguada

El colectivo Cofiris expone a la directora general de Infraestructura Educativa sus alternativas al cambio de uso del centro. «Por lo menos nos escuchó», dicen

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Israel Medina, en representación de la asociación vecinal y cultural Cofiris del risco de San Nicolás, vio atendida este martes su solicitud de reunión con la directora general de Centros, Infraestructura y Promoción Educativa del Gobierno de Canarias, María Candelaria González Morales.

Un encuentro en el que el portavoz vecinal le expuso a la representante del departamento regional de Educación las alternativas que baraja la entidad que preside para tratar de evitar que el colegio Guiniguada deje de impartir educación infantil y primaria el próximo curso 2022-2023, para convertirse en un aulario de alumnos en tránsito procedentes del centro específico de Educación Especial Román Pérez Déniz.

Disposición

Medina apunta que la directora general le mostró su disposición «a estudiar» el asunto «con las áreas correspondientes», e incluso le comunicó su intención de «visitar el colegio».

Pero añade que en todo momento le manifestó que si la decisión de cambiar el uso educativo del centro está tomada «es difícil que se dé marcha atrás», pues hay aspectos organizativos como el de las obras a desarrollar para su adaptación o la contratación de personal que ya se han iniciado.

«Nos escuchó»

«Por lo menos nos escuchó y fue sincera», dice Medina, quien señala que también aprovechó esa reunión para comentarle a la representante del Gobierno canario que el Guiniguada es el «único colegio público que existe en una zona en la que hay cinco concertados».

Asimismo, le manifestó que el cambio de uso educativo implica que el alumnado actual va a tener que «desplazarse dos kilómetros», pues la Consejería les oferta como alternativa el Nanda Cambres, en Arenales.

Convivencia

También afirma que informó a María Candelaria González Morales de que el centro es lo suficientemente amplio como para albergar diferentes enseñanzas sin interferencias, pues «tiene diferentes accesos».

Apunta que la responsable de Educación se interesó «por saber qué espacio se necesitaría para que el colegio siga como CEIP, pero le dije que la persona indicada para responder a eso es la directora» del mismo.

Medina destaca que el colegio, además de los casi 40 niños y niñas que cursan sus estudios, acoge al alumnado del Aula Enclave -que proporcionan respuesta educativa al alumnado con Necesidades Educativas Especiales-, «que no saben dónde van a ser trasladados y ella tampoco no supo decírmelo».

Acciones reivindicativas

Por último, explica que le dijo a la responsable política que van a continuar luchando por mantener el centro y evitar «que se siga maltratando a los barrios mas vulnerables», y que no descartan «manifestarnos a las puertas de Educación».