Borrar
Los comerciantes aseguran que las obras han complicado el acceso de la clientela. Cober
Las Palmas de Gran Canaria

«Esto es la muerte» de los negocios de Fernando Guanarteme

La noticia de que la obra de ampliación de aceras pendiente de ejecutar entre El Cid y Churruca no acabará hasta el próximo año ha sentado como un jarro de agua fría entre el comercio de la zona

Rebeca Díaz

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 11 de enero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El anuncio de que la obra de ampliación de aceras prevista en el tramo de Fernando Guanarteme comprendido entre las calles Viriato y Pizarro no concluirá hasta el próximo año ha caído como un jarro de agua fría entre un tejido comercial que se reconoce perjudicado por una actuación que ha ahuyentado a la clientela de fuera del barrio capitalino, pero también a mucha de la que reside en el mismo.

«Esto es la muerte», sentencia Pedro Quintana, responsable de una frutería que está abierta desde el año 2010 en Fernando Guanarteme, que recuerda que «el 16 de mayo trancaron la calle y empezaron la obra». Unos trabajos de la última fase del proyecto que arrancaron la pasada primavera y que a día de hoy siguen sin concluir, dejando desde El Cid a Churruca la imagen de una vía por la que no pasa el tráfico y a duras penas lo hacen los peatones.

«La planificación ha sido nefasta desde el principio», expone sobre una actuación de la que dice no se les avisó previamente. «Vinieron un viernes por la tarde y nos dijeron que a partir del martes iban a trancar la calle. Así que vinieron el lunes 15 de mayo y pusieron vallas por todos lados y el martes 16 trancaron la calle», rememora.

«Nos dijeron que era para poder trabajar mucho más rápido, porque ellos ya habían hecho antes la obra desde Viriato hasta Pelayo y también estuvieron cuatro o cinco meses para dos aceras, porque hicieron un lado nada más» expone.

Sin embargo, dice que «solo había tres obreros» y la realidad es que «llevamos ocho meses y estamos peor que nunca en una calle principal dentro de la ciudad».

Peor que el covid

«Como dice un compañero, lo que no pudo el covid, que fue duro, lo va a poder el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria», apunta este comerciante que ha visto caer el volumen de su negocio «un 50% por lo menos».

Y es que señala que «antes, paraba la guagua, la gente pasaba por la calle... Pero si tú ves una obra, ¿qué haces? Huyes», dice sobre el efecto disuasorio que confirma ha tenido la obra de cara a la clientela.

Explica que si la obra ha generado problemas a los negocios, los residentes no han corrido mejor suerte. Por eso señala que «ahora estamos bien, porque hubo momentos en que la gente del propio edificio -en el que se ubica su negocio- para poder entrar en su casa tenía que llegar caminando a Secretario Padilla y seguir por Churruca para llegar a Fernando Guanarteme y poder acceder, incluso gente mayor. Pues la calle Gravina y El Cid estaban trancadas completamente», ya que «con el vallado condenaron la acera para trabajar ellos cómodos» y «no podía pasar ni el carrito de un niño».

Aspecto que presenta la zona. Cober
Imagen principal - Aspecto que presenta la zona.
Imagen secundaria 1 - Aspecto que presenta la zona.
Imagen secundaria 2 - Aspecto que presenta la zona.

Además, critica la lentitud de los trabajos. «Ahora hay hormigón pero tuvimos dos meses una zanja abierta con tierra justo delante del negocio», dice sobre el obstáculo con el que les tocó convivir y que obligaba a su clientela a entrar en el establecimiento por una pasarela.

Añade que «aquí nunca nadie pidió que se hicieran aceras anchas, porque no se entienden», y considera que «si lo que querían era reducir la velocidad, hubieran puesto un radar y listo, porque a todo el mundo le duele el bolsillo».

También ha visto menguar la clientela de su negocios de frutas y verduras Miguel Marrero. «Se nota mucho en la venta», dice tras el mostrador de su negocio de la calle Fernando Guanarteme, una vía que asegura «siempre ha sido de mucho tránsito» y que ahora presenta otra cara.

Dice que no podría calibrar el impacto que ha tenido en su negocio una obra que debería haber estado acabada en septiembre de 2023 y se prorrogó hasta noviembre, pero de la que apenas se ha ejecutado el 22%, y que va a tardar al menos seis meses en ver resuelto el contrato mantenido por el Ayuntamiento con la Compañía General de Construcción Abaldo por incumplimiento de los plazos establecidos. «Eso lo lleva mi hija», expone.

Los comercios han visto bajar la clientela.
Los comercios han visto bajar la clientela. Cober

Pero sí que tiene claro que mucho de su público se ha reducido al que vive en el entorno. «No queda otra que aguantarse», dice resignado ante una circunstancia que escapa de su control.

Tampoco saben especificar el descenso en las ventas que han experimentado los responsables de una farmacia situada entre las calles Gravina y Churruca. De lo que no tienen duda es de que la obra ha espantado a la clientela de fuera del barrio porque «la gente de paso ya no viene».

Pero además, señalan, también han visto mermada a la clientela más próxima, ya que en buena parte se trata de «gente mayor» a la que los trabajos iniciados y ahora paralizados dificulta el tránsito por las calles afectadas. «Le cuesta más llegar porque cuando hay obras le da miedo pasar entre tractores y zanjas», sostienen.

Poco personal

De igual modo llaman la atención sobre el hecho de que estos trabajos, a los que dicen que el barrio no se opone, nunca contaron con personal suficiente. «Nos dijeron que iban a ir muy rápido porque esto en octubre tenía que estar listo. Pero esto ha ido como ha ido porque no lo han dotado de personal, y es que había tres personas trabajando», denuncian.

Carmelo Domínguez, de Rastro Reto, confirma las molestias que la obra ha generado a vecinos y comercios. «Leva dos meses parada y ahora hay que esperar seis meses», se queja. «Perjudica porque impide el paso de la gente y el no tener el carga y descarga también nos afecta». Además, «ha habido varios incidentes», dice sobre caídas que se han registrado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios