Futura parada de MetroGuagua en el Mercado Central. / C7

MetroGuagua resucita la figura del revisor para controlar los pagos

Se instalarán canceladoras en los cuatro accesos que tendrán los vehículos para que los viajeros paguen al entrar

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El diseño de las nuevas paradas de la MetroGuagua -permeables e integradas en el entorno- obligan a descartar la fórmula de pago previo acceso que se había barajado como posibilidad. Se pensaba que los viajeros cancelaran el billete antes de entrar a la parada -como se hace en el metro-, pero ahora se ha decidido que los viajes en la MetroGuagua se abonen del modo tradicional, por medio de canceladoras.

Sin embargo, las dimensiones de las guaguas exprés -serán vehículos de veinticuatro metros con cuatro accesos- obligarán a instalar múltiples canceladoras, lo que impide que el conductor pueda tener un control de los pagos.

Por eso, la puesta en marcha de la MetroGuagua obligará a activar un cuerpo de inspectores que requerirán el justificante del pago a los viajeros.

«Las cancelaciones se harán dentro de la guagua», detalló el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, « habrá inspecciones, como se hace en toda Europa». El edil añadió que «los revisores entrarán de forma aleatoria solicitando el justificante de pago».

Figura inactiva desde hace cuatro décadas

La figura del revisor no está activa en el transporte público municipal desde que el servicio fue municipalizado, como recuerda el especialista en movilidad urbana y exdirector general de Guaguas Municipales, Ricardo Ramírez Sánchez. «Estos revisores se subían a la guagua y pedían los billetes, pero al final el servicio era más caro que la reclamación de los billetes que no pagaban los viajeros», añadió.

Sin embargo, el control de los pagos en la MetroGuagua será mucho más complicado porque los clientes podrán entrar por cualquiera de las puertas del vehículo, no necesariamente por la más próxima al conductor. De este modo, se deposita la responsabilidad del pago en el viajero y en su cultura de lo público.

En todo caso, la implantación de estos controles no solo requerirá de un sistema de control de las cancelaciones, sino también el desarrollo de una norma específica sobre los impagos.

Este método de acceso a la MetroGuagua fue conocido este martes durante la presentación de las nuevas paradas de la MetroGuagua. Se trata de 36 puestos que requerirán una inversión de seis millones de euros, lo que supone un promedio de 167.000 euros por unidad.

El estudio TDA Arquitectura y Urbanismo, el mismo al que se encargó el proyecto de la estación de MetroGuagua en Hoya de La Plata, ha sido el encargado de diseñar estas paradas, que cuentan con marquesinas, bancos, máquina expendedora de billetes y un punto de captación de energía solar, explicó la arquitecta Elena Nedelcu.

Bajan las incidencias

El director general de Guaguas Municipales, Miguel Ángel Rodríguez, informó también de que el nivel de incidencia se había rebajado a siete casos, tanto en lo relativo a averías como en lo que respecta a bajas de última hora.

El lunes pasado se produjeron cinco averías y seis bajas que hicieron que las guaguas se llenaran pronto y muchos pasajeros que esperaban en las paradas se quedaran en tierra. Ramírez añadió que este martes el servicio recuperó la normalidad en torno a las 09.00 horas.

La compañía confía en que la incorporación pronta de 36 nuevos conductores -en grupos de doce a partir de este mes- pueda suplir las bajas inesperadas.

En cuanto a las averías, el edil reconoció que la externalización de los talleres retrasa las reparaciones, y más en un contexto como el actual, con problemas de suministro. Pero confía en que la compra de nuevas guaguas -se ha sacado a licitación la adquisición de veinticinco vehículos nuevos- siga reduciendo el nivel de percances mecánicos.

También anunció cambios en los talleres propios y en los externos para acortar el tiempo de las reparaciones.

Usuarios de Guaguas esperan la llegada de la guagua en una parada. / C7

La dirección de Guaguas descarta que los problemas para recoger pasaje tengan que ver con la reducción del precio de los billetes y el consiguiente aumento de la demanda, que se ha calculado en torno a un 5% o un 6%. Y eso porque aunque se está llegando a los niveles de ocupación del año 2019, todavía no se han sobrepasado.

Tampoco vinculan esta situación al hecho de que la empresa no haya recuperado aun la oferta de servicios previa a la pandemia de covid. «Lo haremos a fines de noviembre e incrementaremos algunas líneas», expuso Rodríguez. «Trasladamos a 130.000 viajeros al día y siempre hay alguna incidencia», añadió.