Los trabajadores de Ralons en Las Rehoyas y León y Castillo, a la huelga

El colectivo de trabajadores de la Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Ralons Servicios, Ralons Sports World y Solventia 3, adjudicataria de la explotación y gestión de los centros deportivos de Las Rehoyas y la piscina León y Castillo, han convocado una huelga para el próximo día 11 del presente mes de marzo debido a los impagos que acumulan desde hace varios meses.

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

Según fuentes cercanas a los trabajadores, desde hace bastante tiempo esta UTE ha ido acumulando retrasos a la hora de abonar las nóminas de los más de los cerca de 60 trabajadores que tienen en plantilla, una situación que se ha agravado en este año, donde ya una gran parte de los afectados acumula dos meses sin percibir sus correspondientes salarios.

La huelga, que se va a llevar a cabo de 9.00 a 11. 30 de la mañana y por la tarde de 17.00 a 19.45 horas, responde a una «situación insostenible» del colectivo de trabajadores que ven como «los centros están llenos de usuarios que pagan sus mensualidades religiosamente y luego, la empresa a nosotros no nos paga», sostienen.

Primero, cuentan, «se retrasaban bastante y nunca cobrábamos los primeros días de mes –pagaban del 5 al 10 aproximadamente–. El mes de diciembre nos lo pagaron el 20 enero y solo el 75% de la totalidad de la nómina y luego, el 25% restante fue ingresada varios días más tarde», relata uno de los afectados. «La nómina de enero la ingresaron en primer lugar solo a 16 personas el día 20 de febrero y el resto lo han ido pagando a cuenta gotas al resto de la plantilla, pero aún no se ha liquidado a la totalidad de la misma, algo que no entendemos y que provoca que el sufrimiento de los compañeros sea aún mayor porque no sabes cuándo vas a tener dinero en la cuenta para poder sacar a tu familia adelante», narran. «En navidades muchos compañeros lo pasaron muy mal, familias con hijos que apenas pudieron afrontar los Reyes Magos y es duro, más sabiendo que hablamos de una concesión administrativa».