Imagen del interior del templo antes del inicio de la misa en honor al patrón. / cober

San Lorenzo retoma el pulso de su día grande

El pueblo recuperó este miércoles su feria de ganado y la misa y procesión en honor a su patrón en una edición que registró menos público pero mantuvo la emoción

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Para Lorenza Francisca Array el día grande de San Lorenzo supone siempre una doble celebración «porque también es mi santo y ayer fue mi cumpleaños», explica delante de la iglesia cuando apenas queda una hora para llegue el mediodía, y con él el inicio de la solemne eucaristía en honor al patrón, previa la salida en procesión que protagoniza su imagen junto a la Virgen del Buen Suceso y San Sebastián.

Apunta que la «emociona» volver a asistir «a la función de San Lorenzo porque es el patrón del pueblo y es muy querido», y por el regreso de las fiestas que heredó «de mis padres y abuelos» con normalidad.

Comenta que a los actos programados «ha venido mucha gente de fuera y de aquí también, pues son casi tres años sin fiesta», y asegura que la noche de los fuegos, que este 2022 estrenan la declaración de Fiesta de Interés Turístico de Canarias, «estuvo muy bien».

Aunque el pueblo registra menos público que en ediciones anteriores a la pandemia, hay quienes no se han querido perder el regreso de una cita en la que ya no hay y restricciones, lo que ha permitido retomar una feria de ganado única en el municipio y con mucha historia, pues data de 1890, y que atrae a personas como José Ortega y Evaristo Quintana, llegados desde el vecino núcleo de Lomo Los Frailes.

«Normalmente venimos por la feria de ganado», comentan estos dos amigos que reconocen que «este año hay poco dinero porque hay pocos animales». De hecho, de las 80 cabezas de ganado que se esperaba participaran, finalmente solo lo hicieron 48 contando con los caballos. El coste del combustible y del pienso son algunas de las razones que desde la organización entienden han podido influir.

«Venimos también porque vemos a los amigos y porque es una tradición, pero cada día hay más gente la víspera que el día de la fiesta. Aquí solo venimos los de 70 para arriba», comentan con humor.

Arriba, José Ortega y Evaristo Quintana. Sobre estas líneas, Ricardo Ramírez y los romeros mayores. / Cober

Ricardo Ramírez, en su puesto de turrones Elías ubicado junto a la iglesia de San Lorenzo, señala también que la afluencia de gente no es mucha este año, pero «está mejor que el pasado, está mas animadito». Comenta que acude «en los días que yo veo que son los más fuertillos de las fiestas», y el del patrón suele ser uno de ellos.

Dice que «aunque la cosa está flojilla» pues la situación económica de muchas personas no es buena, y «porque hay poco trabajo y ha muerto mucha gente también», lo cierto es que «muchos siguen con la tradición de comprar el turrón».

La tradición es precisamente lo que lleva a Nélida Travieso a San Lorenzo el día del patrón, pues aunque ella es de Tamaraceite, éste es el pueblo de su marido, Ángel Medina. «Soy nacido y criado en San Lorenzo», reconoce él con orgullo delante de su hija Sandra, que los acompaña en este día señalado.

«Venimos siempre que podemos», apunta Nélida, que reconoce que «esperaba más gente». Pero confía en «mantener las tracciones, que son muy bonitas y más las de uno». Además «si se pierde todo, no somos nada», indica.

Arriba, la feria de ganado. Sobre estas líneas la familia Medina Travieso y la iglesia de San Lorenzo. / Cober

Hija de esa tradición también es Clara Ojeda, que llega desde El Román para asistir a la misa en honor al patrón y que guarda una triste anécdota de esta festividad de San Lorenzo. «Es un día importante y es un día señalado porque a mi madre, que vivía aquí en San Lorenzo, se le murió niño un día de San Lorenzo y quemadito como él. Tenía dos añitos y se llamaba Teófilo», recuerda.

Pero las tradiciones tienen un punto de partida, y Kilian Martín y Mei Calderín, los primeros romero y romera mayor de las fiestas, inician la de un certamen que ha llegado nuevo al programa para quedarse.

Este día grande aún encierra una cita importante a partir de las 21.00 horas en el escenario de la plaza, que acogerá la gran gala de San Lorenzo, en la que se entregará el reconocimiento de Madre Mayor a María Jesús Domínguez, el de Hijo Adoptivo a Elías Zait -que se despide como párroco-, y el de Vecina Predilecta a Yazmina Milagrosa Pereira.