Unos patos nadan en una de las Charcas de San Lorenzo. / Arcadio Suárez

San Lorenzo presume de humedales

Las charcas no están incluidas en el convenio de Ramsar pero las últimas lluvias han provocado un reboso de vida en este importante enclave natural

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La celebración el próximo martes del Día Mundial de los Humedales, con motivo de los cincuenta años de la firma del convenio de Ramsar para la protección de los humedales de importancia internacional, nos permite hacer un recorrido por los principales pantanos, marismas, oasis y estuarios del mundo. En este trayecto, una parada modesta podría hacerse en San Lorenzo. Las últimas lluvias han provocado una explosión de vida en las conocidas charcas.

Estos estanques de barro expansivo fueron horadados hace cuatro siglos para aprovechar el agua que corría por el barranco y regar la huerta agrícola de San Lorenzo. Las características de la arcilla del terreno hace que los fondos de los embalses se impermeabilicen a medida que entra el agua puesto que el suelo se expande en contacto con la humedad.

Su importancia medioambiental ha permitido que se incluyan en el Paisaje Protegido de Pino Santo, pero eso no ha frenado su deterioro. Desde el pasado verano, el movimiento vecinal ha conseguido arrancar el compromiso de salvaguarda de este espacio por parte de las instituciones local e insular. Sin embargo, a la espera de una respuesta política, la lluvia ha insuflado vida a esta zona, como ha certificado el estudio que viene realizando la organización SEO BirdLife.

Vistas de las charcas. / Arcadio Suárez

«Se han llenado mucho, incluso puede verse agua en algunas que estaban secas», explica Rafael Amador, coordinador de SEO BirdLife en Gran Canaria, «hay mucha vegetación alrededor, lo que es muy bueno y positivo para las aves porque les proporciona alimento, refugio y zonas de cría».

Hasta ahora, el censo que está realizando esta organización ha permitido identificar más de veinte especies de aves, entre ellas tarros canelos, bisbitas camineros, busardos ratoneros o andarrios chicos. Los tres voluntarios que participan en esta iniciativa han podido avistar también alguna especie poco habitual, como la agachadiza común.

Aunque las Charcas de San Lorenzo no están incluidas en el convenio de Ramsar, su importancia medioambiental recuerda la necesidad de mantener estos hábitats. Según explica Rafael Amador, en España existen 75 humedales Ramsar, lo que convierte a nuestro país en el tercero del mundo con mayor número de ecosistemas de importancia internacional, solo superado por Reino Unido (169) y México (141). De ellos, el único que está localizado en Canarias es el Saladar de Jandía, en Fuerteventura.

«Su principal objetivo es la conservación y el uso racional de los humedales», expone el coordinador de SEO BirdLife en referencia al convenio Ramsar, «los países firmantes, entre los que se incluye España, están obligados a identificar y a proteger los humedales según varios criterios, especialmente su importancia para las aves acuáticas, además de velar por la protección y uso sostenible de todos los humedales de su territorio».

Contra el cambio climático

Amador asegura que «los humedales son vitales para la supervivencia humana. Se trata de uno de los entornos más productivos del mundo, alojan una importantísima diversidad biológica, y proporcionan el agua y los recursos de las que dependen innumerables especies de plantas y animales para sobrevivir y prosperar, entre ellas, el ser humano». Además, nos ayudan a prevenir y adaptarnos al cambio climático. «Su papel es clave en la reducción de desastres naturales porque los humedales actúan como una barrera protectora natural. En 2012, por ejemplo, contribuyeron a evitar daños por el huracán Sandy cuyo valor habría superado los 625 millones de dólares en EE UU» detalló.

Además, estos ecosistemas absorben y almacenan agua, de tal manera que contribuyen a reducir posibles inundaciones y a combatir la sequía.

«No sólo son hogar de infinidad de especies, también son el lugar y el medio de vida de más de mil millones de familias. Además, más de 660 millones de personas dependen de la pesca y acuicultura que se producen en los humedales», prosiguió el coordinador de SEO BirdLife para Gran Canaria.

Según los estudios científicos, el 64% de los humedales han desaparecido del planeta desde 1900. En España, el 80% de los hábitats de agua dulce están en un estado de conservación desfavorable.