Desestiman el recurso de Alba aunque cuestionan las grabaciones

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha desestimado el recurso contra el auto de archivo provisional dictado por Rafael Passaro, titular del Juzgado de Instrucción número 2, de la causa que investiga la presunta falsedad de las grabaciones presentadas en un pen drive por Miguel Ángel Ramírez en las que se difundía una conversación mantenida con el magistrado Salvador Alba en su despacho y que dieron origen a la investigación del caso conocido como Albagate.El auto, firmado por el magistrado ponente Nicolás Acosta, considera que, de momento, con las pruebas que hay en el Juzgado de Instrucción número 2, no pueden determinar si hay o no delito por parte de Ramírez como así considera Alba, que argumenta que las grabaciones que presentó como pruebas iniciales en la causa que lo sentará en el banquillo del TSJC, estaban manipuladas. La Audiencia Provincial considera que las grabaciones no son las originales y, por lo tanto, las pone en duda como prueba. A su vez, reprocha que Salvador Alba, cuando fue citado a declarar ante el Juzgado de Instrucción y se abstuvo de responder a ninguna pregunta alegando que estaba siendo investigado por el TSJC, no aportó los datos esenciales para determinar la validez o no de las grabaciones que presentó en su momento como prueba Miguel Ángel Ramírez en las que se reproducía la reunión que mantuvo el empresario con el magistrado en su despacho de la Ciudad de la Justicia mientras estaba siendo investigado por delitos fiscales.La Sección Segunda indica, en tres ocasiones, que se trata de un archivo provisional y que puede reaperturarse el procedimiento si la parte recurrente, es decir, el magistrado Salvador Alba, estima procedente aportar datos que sustenten su tesis de que las grabaciones presentadas estaban presuntamente manipuladas. Es por ello por lo que la Sala incide en que, al no haber declarado Salvador Alba sobre el contenido de la conversación mantenida con el empresario Ramírez el pasado día 16 de marzo de 2016 al acogerse a su derecho de no responder ninguna pregunta, no le es posible conocer si la presunta manipulación que denunciaba afectaba o no al sentido de aquella charla.«La decisión recurrida -el auto de archivo del Juzgado de Instrucción nº 2- en estos momentos, es ajustada a Derecho pues más allá del hecho de que se hayan eliminado partes en la grabación nada se ha aclarado sobre el alcance que esa alteración haya podido tener», aclara el auto, que insiste en que «en el presente caso, no solo el perito del denunciante sino además el informe de la Guardia Civil indican que las grabaciones incluidas en el pen drive que aportó Ramírez en el Juzgado de Instrucción no constituyen la grabación original».La Sala pone en duda la validez como prueba de tales grabaciones y lo hace depender del conocimiento y coincidencia de sus fechas -fechas que en modo alguno constan como indicó la Guardia Civil en su declaración prestada el 20 de abril de 2017 ante la Instructora Margarita Varona en el TSJC-. “.... Otra cosa distinta es el valor que, como prueba, pueda llegar a tener un archivo que resulta ser una copia cortada (...) y donde será relevante si esos archivos de audio son o no de la misma fecha (...) o si la realidad que reflejan -la conversación entre Alba y Ramírez- puede quedar plenamente acreditada o no”, reza el auto.Ante esta resolución, la defensa legal del magistrado Salvador Alba ha anunciado que solicitará prestar nueva declaración ante el juez de instrucción para declarar sobre el contenido de la conversación con el empresario Miguel Ángel Ramírez y «qué aspectos de esa conversación se han eliminado para alterar el sentido de la conversación, así como los tramos de la misma en los que ni siquiera es su voz, que ha sido emulada», anuncia por su lado esta parte. Nuevos datos en escenaLa defensa del magistrado Salvador Alba solicitará la reapertura del procedimiento aportando nuevos datos, y así «cumplir estrictamente con este auto de la Audiencia Provincial de Las Palmas». Para ello aprovecharán la ventana abierta por la Sala Segunda de la Audiencia Provincial, un elemento que no piensan dejar pasar de largo dentro de este complicado proceso judicial en el que se encuentran inmersos las partes.