En la imagen, captura del vídeo que grabaron los acusados de Baldomero con su perro el día de los hechos. / C7

Se juegan la cárcel por «humillar» a Baldomero al que grabaron practicando zoofilia con su perro

La Fiscalía acusa a tres hombres de instar a un vecino de Gáldar a chupar los genitales de su perro. Lo grabaron y lo colgaron en redes

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Esta es la triste historia de Pedro Juan Sosa Gil, conocido por todos en Gáldar como Baldomero. Era muy frecuente verlo en Sardina del Norte «buscándose la vida y de bar en bar», como así afirmaron aquellos que lo conocían. Alcohólico crónico y en situación de marginalidad social, su imagen saltó a todos los medios de comunicación el 2 de marzo de 2018, cuando tres individuos –presuntamente– lo grabaron en un bar de Sardina practicándole una felación y lamiéndole el ano a su propio perro, todo ello coaccionado por los autores de las imágenes que le ofrecieron a cambio un vaso de ron. Incluso le llegaron a propinar un bofetón en la cara.

Ahora, dos años después y con Baldomero ya fallecido, la sección de Criminalidad Informática de la Fiscalía Provincial de Las Palmas ha elevado una acusación contra Aythami M. R., Cristo Jesús M. T. y Carlos N. D., a quienes considera culpables de un delito contra la integridad moral, otro de elaboración de material pornográfico y otro leve de lesiones –solo en el caso de Cristo Jesús M. T.–.

Por ellos, interesa que sean condenados a ocho años de prisión, inhabilitación para trabajar o tener custodia de menores e incapaces, 900 euros de multa en el caso del acusado Cristo Jesús M. T. y el pago solidario entre los tres de 30.000 euros de indemnización a los herederos de Pedro Juan Sosa por los daños morales ocasionados por la difusión de las imágenes.

El juicio oral está pendiente de ser señalado por la Audiencia Provincial de Las Palmas.

«Escarnio» y «desprecio»

Según el escrito de acusación del fiscal José Antonio Díez, los acusados, Aythami M. R., Cristo Jesús M. T. y Carlos N. D., el 2 de marzo de 2018 sobre las 16.00 horas y en la puerta de un piscolabis situado en la rotonda de la Barca, en Sardina del Norte, «puestos de común acuerdo, entre sí, para humillar y burlarse de una persona especialmente vulnerable por sufrir grave dependencia de alcohol o drogas», se dirigieron a Baldomero, «quien era un conocido alcohólico crónico en situación de marginalidad social y vulnerabilidad en la localidad, teniendo sus capacidades intelectivas y volitivas limitadas», detalla esta parte.

Todo ello con la finalidad de «someterlo a situaciones de escarnio con total desprecio hacia su dignidad como persona» y que dichos actos «quedasen registradas en archivos informáticos audiovisuales», para luego recrearse y divertirse enviando dichos archivos informáticos «unos a otros» por aplicaciones y redes sociales.

Los tres acusados, supuestamente, ofrecieron a Baldomero «pagarle después un vaso de ron» a cambio de que accediese a ser grabado «realizando actos sexuales con su perro». El fiscal detalla que, comoquiera que la víctima «por su consumo abusivo y gran dependencia del alcohol», tenía gravemente disminuida su «capacidad de entender y querer» respecto de dicha proposición, accedió a ser grabado «ante los insistentes requerimientos de los acusados». Por ese motivo, lamió el ano y practicó una felación al perro, frente al móvil con el que fue grabado en la calle.

Al terminar «dichos repugnantes actos zoofílicos», Baldomero les pidió que le diesen el vaso de ron prometido, pero los mismos continuaron exigiéndole más actos sexuales con ese y con otro perro que estaba allí «propinándole el acusado M.T. un fuerte bofetón en la cara» a Baldomero cuando respondió «primero el ron y después hablamos».

Presuntamente, los tres acusados grabaron dos vídeos con estos deplorables actos y los divulgaron en aplicaciones y redes sociales como Whatsapp y Facebook.

Dichas imágenes fueron investigadas por la Guardia Civil y publicadas en numerosos medios de comunicación dentro y fuera de Canarias.

El fiscal interesa que los tres acusados sean condenados a ocho años de prisión, inhabilitación para trabajar o tener custodia de menores e incapaces, 900 euros de multa en el caso del acusado Cristo Jesús M. y el pago solidario entre los tres de 30.000 euros en concepto de indemnización a los herederos de Pedro Juan Sosa por los daños morales y perjuicios ocasionados por la difusión de las imágenes.