Raúl Díaz y la fallecida Romina, cuando contrajeron matrimonio. / C7

El investigado por el crimen de Romina pide ser visto por un psicólogo

Raúl Díaz Cachón tenía que declarar ayer pero la jueza instructora suspendió la comparecencia

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Raúl Díaz Cachón, el investigado por la muerte de su pareja sentimental Romina Celeste Núñez en Lanzarote en la madrugada del año nuevo de 2019, no declaró ayer ante la autoridad judicial como estaba previsto al interesar su defensa que sea valorado por un psicólogo.

El letrado de Díaz Cachón solicitó que el investigado fuese reconocido de forma periódica en prisión por un psicólogo para que haga un dictamen sobre su estado, por lo que se ha pospuesto la declaración para próximas fechas, según decidió la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Arrecife. También sesta parte pidió que el padre de Raúl sea citado para prestar declaración.

Raúl Díaz Cachón permanece en la cárcel de Tahíche desde el 16 de enero de 2019, una vez que fue arrestado como supuesto autor de la muerte de su esposa. La investigación seguida por la Guardia Civil estableció que Romina Celeste Núñez perdió la vida en el hogar familiar, en un complejo de Costa Teguise. En este espacio el cadáver fue quemado y posteriormente descuartizado, presuntamente por su marido, quien se supone que obró para repartir los restos por tierra y mar. Los investigadores localizaron solo un trozo de pulmón que concluyeron que era de la fallecida.

El crimen se cometió como desenlace de una disputa por cuestiones económicas. Días después del suceso, el marido de la víctima acudió la Guardia Civil para denunciar su desaparición. Fue el 13 de enero cuando la Benemérita procedió al arresto de Raúl Díaz Cachón, basándose en una conversación telefónica en la que contaba a un pariente cómo había ocultado el cadáver.

En principio está investigado por homicidio, maltrato habitual, profanación de cadáver, lesiones y simulación de delito.