Imagen de uno de los homenajes llevados a cabo en el barrio de La Isleta donde ocurrió la tragedia en 1986. / C7

El INSS pagará 100.000 euros de pensión a una de las viudas de los bomberos fallecidos en La Naval

La Justicia reconoce el grave error de cálculo en la prestación que realizó en su momento la Munpal tras el trágico accidente ocurrido en 1986

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

El Juzgado de lo Social número 1 de Las Palmas de Gran Canaria ha resuelto que una de las viudas de los cuatro bomberos que perdieron la vida en la tragedia de la calle La Naval, el 22 de mayo de 1986, tenga que cobrar más de 100.000 euros en concepto de pensión de viudedad que en su momento calculó mal -a la mitad- en primera instancia la Mutualidad Nacional de Previsión de la Administración Local (Munpal), que fue absorbida posteriormente por la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Se trata de la segunda de las esposas de los operarios fallecidos que recibe una sentencia que le da la razón en su petición y ahora, de la mano del despacho de la abogada María Alemán, han vuelto a ganar un pleito referente a la injusta pensión de viudedad que percibía hasta el momento.

Este procedimiento judicial tuvo su punto de partida después del trágico incendio que se produjo el 22 de mayo de 1986 en un local de la calle La Naval en el que el dueño del taller no advirtió a los bomberos que acudieron al siniestro de que dentro de mismo había bombonas de gas y un vehículo cargado de gasolina. Enrique González Crespo, José Manuel Pérez Hernández, José Juan Llamas Mateo y José Juan Medina Rodríguez entraron con agua ignorando el peligro y fue entonces cuando se produjo una gran explosión que acabó con la vida de todos, tres de forma inmediata y uno varios días más tarde. Solo se salvó un policía nacional que estaba presente en ese local de La Isleta y pudo retroceder a tiempo.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria anunció el 28 de mayo de ese año, seis días después del siniestro, que iban a indemnizar a las familias de los fallecidos con 1,6 millones de pesetas que jamás percibieron y tampoco les pagaron la orfandad. Pero lo peor de todo es que, además, la pensión de orfandad que comenzaron a cobrar era manifiestamente inferior de lo que les correspondía debido a un mal cálculo de la misma realizado por la Munpal. Esta mutualidad debió haber aplicado para calcular la cantidad una ley que dictaminaba que las mujeres de bomberos fallecidos en acto de servicio cobrarían un 200% de los salarios de sus maridos, es decir, 1.200 euros, pero en vez de usar los 600 euros que constaba en las nóminas, rebajaron la cantidad a la mitad, dando como resultado total la misma cifra y no los 1.200 que les correspondería.

El fallo reconoce como válido el planteamiento realizado por la letrada María Alemán

Tras años de lucha, una de las viudas consiguió que se le reconociera el pago de una cantidad atrasada de más de 110.000 euros, de la misma forma que acaba de conseguir la letrada María Alemán en una sentencia dictada el pasado 9 se septiembre.

Este fallo, redactado por la magistrada Gemma López Fernández, reconoce como válido el planteamiento realizado por la parte actora, que expuso en su demanda que hubo un error material manifiesto o aritmético y que la Munpal se había equivocado en la valoración total de la pensión de viudedad que debían recibir las esposas de las víctimas. La letrada se basó en un principio que solo se suele utilizar en el derecho penal que es el de la verdad material, por el cual el juez está obligado a esclarecer los hechos y no como ocurre en el orden civil o contencioso-administrativo. Todo ello salvo en lo que se refiere a las prestaciones de la Seguridad Social, «como así lo determina una sentencia del Tribunal Constitucional que dice que, en estos casos, el juez está obligado a esa verdad material en un asunto de prestaciones en el que la Administración se niega a aportar documentación como nóminas y demás en un procedimiento judicial», manifestó la abogada. En este caso, añadió, «se le aplicó analógicamente la Ley de Presupuestos Generales del Estado para calcular el salario del bombero fallecido», apuntó satisfecha por el resultado conseguido en este procedimiento.

Este es el segundo fallo que se dicta por un juzgado grancanario en un procedimiento referente a la prestación de viudedad de las mujeres de los bomberos fallecidos. En dos de los casos ya hay sentencia, en ambos en el mismo sentido estimando sus pretensiones, hay un tercero que está pendiente de fallo y el cuarto se celebrará en el próximo mes de octubre.

La magistrada se ampara en la doctrina del Tribunal Supremo que entiende que en cualquier momento se puede revisar un error aritmético en las prestaciones que deben percibir las personas afectadas.