Vista de las torres del Canódromo desde el barrio de Schamann. / ARCADIO SUÁREZ

Hacienda suspende la subasta del Canódromo tras un recurso de Realia

La mercantil interpuso una demanda de tercería de dominio que deberá ser resuelta en un plazo de tres meses para decidir si se alza el embargo

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canarai

La Agencia Tributaria ha cancelado la subasta del aprovechamiento urbanístico de las torres del Canódromo que fue activada a través de un procedimiento de embargo seguido contra la empresa Urbacan por la deuda que ésta mantiene con Hacienda.

La decisión, tomada este lunes, se hizo en base a la presentación de una demanda de tercería de dominio que presentó la compañía Realia, que es la que construye las dos torres de catorce plantas de altura, con 120 pisos, 165 plazas de aparcamiento y 101 cuartos trasteros.

La demanda de tercería de dominio es un recurso que se presenta cuando uno de los bienes que conforman tu propiedad ha sido trabado por un embargo y tú no formas parte del proceso de requisa.

En este caso, la Agencia Tributaria embargó el aprovechamiento urbanístico de las torres del Canódromo a Urbacan, que fue el anterior propietario de la finca.

Y esto se hizo así porque el aprovechamiento urbanístico de la finca seguía inscrito a favor de dicha empresa. Sin embargo, esta mercantil vendió hace ya dos décadas el solar a Realia. Por eso, la constructora ha pedido el alzamiento de la traba sobre el inmueble y que el embargo quede sin efecto.

Desde la Agencia Tributaria se informó a este periódico que ahora se abre un periodo de tres meses para resolver este procedimiento.

Hacienda había fijado el valor de la puja en 5,78 millones de euros en función de una tasación. Además, se determinaba que los tramos de la puja irían subiendo en cantidades de 10.000 euros.

La semana pasada el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste, descartó la posibilidad de que el Consistorio participase en la subasta del Canódromo. En ese momento, el edil expresaba sus dudas de la continuidad de la subasta por el hecho de que la propiedad era de Realia y no de Urbacan. «No sabemos lo que sale a subasta porque la propiedad es de la empresa Realia», dijo entonces el responsable de Urbanismo.

El futuro del solar del Canódromo sigue depositado en los tribunales tras una larga disputa judicial que cumple ya dieciocho años. En la actualidad, la discusión está en si las directrices urbanísticas que fueron anuladas por los tribunales están vigentes o no en los planes municipales de ordenación. Y derivado de ello, si las licencias son válidas.