«Ha tenido una respuesta abrumadora»

La iniciativa del Mercado de Vegueta de ofertar un servicio de reparto a domicilio para atender a una clientela que ha dejado de acudir por el confinamiento ha desbordado las previsiones. Este martes realizaron 120 pedidos y recibieron 500 llamadas.

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ

«Ha tenido una respuesta abrumadora nuestra iniciativa», reconocía en la tarde de este martes Santiago Bolaños, gerente del Mercado de Vegueta, al término de lo que definió como «una jornada agotadora». Y es que la idea impulsada por una veintena de comerciantes de la plaza de abastos del casco histórico de la capital grancanaria de ofertar un servicio de reparto a domicilio a una clientela que había dejado de acudir, atendiendo al confinamiento recomendado por las autoridades sanitarias para tratar de contener la propagación del coronavirus, ha desbordado todas las previsiones.

Solo este martes en el mercado se atendieron «unos 120 pedidos y 500 llamadas», apunta el gerente, que no ha dudado en echar una mano a la hora de realizar estos repartos «gracias a una furgoneta que me ha dejado un amigo». Aunque explica que su trabajo es «básicamente administrativo, de gestión económica y financiera», las circunstancias obligan a que «estemos arrimando el hombro todos».

Apunta que «no es fácil» atender tantas peticiones porque el mercado de abastos municipal no cuenta con un servicio de estas características como tal, sino que habitualmente algunos locales responden a los pedidos de su clientela habitual. «Pero lo que estamos haciendo ahora es una cosa distinta» y se acomete «con los medios que tenemos, que no son muchos», indica el gerente.

Pero la limitación de medios se suple con la voluntad del equipo humano que trabaja en este espacio en el que reina el producto fresco y local, «porque la gente no puede salir de casa y hay muchísimas personas mayores que te lo agradecen», comenta Bolaños.

Señala que estos repartos, «que son básicamente de frutas y verduras», se realizan «por toda la ciudad» y que asegura que «los repartos son rápidos porque no hay tráfico».

Bolaños, que no deja de agradecer «la acogida increíble» de la propuesta de unos comerciantes que además de atender a su clientela buscaban reactivar una actividad que había caído en más de un 80%, también lanza un mensaje a las muchas personas que no han podido ser atendidas. «No es que no les cojamos el teléfono, es que estamos atendiendo a otros clientes», expone.

Reconoce que realizar estas compras por teléfono no es fácil «porque a todos nos gusta ver los que compramos», de ahí que agradezca la confianza que los clientes depositan en ellos.

El gerente de la plaza de abastos de Vegueta comenta que van a continuar con el reparto a domicilio «hasta que esto pase». Añade que «prácticamente» todos los puestos se ven beneficiados de un servicio que normalmente no prestan, como es el caso de «los pescaderos».

Además, dice estar convencido de que «cuando esto vuelva a la normalidad, este servicio de entrega a domicilio decaerá, pero confío que muchos clientes, que hemos intentado atender bien, se van a fidelizar y van a venir al mercado».

También cree que «van a valorar un mercado municipal, donde se comercializan sobre todo productos agrarios, locales», algo que «tiene la ventaja de que fija los puestos de trabajo en el sector primario y preserva nuestro paisaje natural».

En cuanto a las peticiones hechas al Ayuntamiento para que levante la barrera del aparcamiento del mercado o ponga guaguas gratis, dice que no ha tenido aún repuesta, pero entiende que debe estar atendiendo a los muchos frentes abiertos que tiene ahora.