Una guía francesa destaca a la capital grancanaria como un destino urbano «efervescente»

La prestigiosa guía Le Petit Futé destaca la amplia agenda cultural de la ciudad y su conexión con el cine, su legado histórico y su perfil cosmopolitan

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

«Las Palmas de Gran Canaria, ciudad del Atlántico con más de 500 años de historia». Ese es el titular que dedica la publicación Le Petit Futé a la capital grancanaria, a la que retrata como una urbe «cosmopolita, cálida y acogedora». «Rica en una historia de más de cinco siglos, los paseos por sus barrios más antiguos son una oportunidad para observar un patrimonio notable y pasear por sus museos.

Las Palmas de Gran Canaria es también una ciudad marinera que goza de unas condiciones climáticas idóneas para quienes deseen llegar a ella en cualquier época del año y disfrutar del sol, el mar y las actividades al aire libre«: así es el retrato con el que Tanguy Revault inicia el reportaje que firma en esta colección de guías de referencia, equivalente en el mundo francófono a las guías de Lonely Planet entre el público anglosajón.

Revault define a la ciudad como «efervescente, en movimiento, en la encrucijada de las culturas europea, africana y sudamericana«, y destaca lo »mucho« que tiene que ofrecer a sus visitantes: » cultura, gastronomía y una posición ideal para explorar una de las islas españolas más fascinantes«.

Le Petit Futé presenta a Las Palmas de Gran Canaria como una ciudad con «muchas caras». Entre ellas, la de una urbe «histórica de más de 500 años». Así, recomienda una visita obligada por Vegueta, donde «se pueden admirar edificios con arquitectura típica canaria, recorriendo pintorescas calles y callejones y deteniéndose en plazas que revelan monumentos muy antiguos». Entre los emplazamientos del entorno destaca a la plaza de Santa Ana, el Palacio Episcopal, las Casas Consistoriales «de estilo neoclásico» y la «soberbia catedral», con elementos renacentistas, góticos y neoclásicos.

«Un paseo por el barrio de Vegueta es también», se añade, «una oportunidad para empaparse del ambiente local yendo al mercado, para luego interesarse por la historia de la ciudad, la isla y el arte». En este punto, la guía recomienda visitar El Museo Canario y la Casa de Colón. Un «soberbio edificio de arquitectura colonial, alberga diversas salas de exposiciones dedicadas a la historia de Canarias y su relación con América». Además del «increíble Centro Atlántico de Arte Moderno. Este museo de arte contemporáneo es único y revela obras que abarcan la tricontinentalidad de Gran Canaria y sus influencias europeas, africanas y americanas».

Casa Colón en Vegueta.

El paseo por la ciudad en Le Petit Futé continúa con una exploración del barrio de Triana, «otro sector histórico de la ciudad» del que se resalta el Teatro Pérez Galdós, la Iglesia de San Francisco de Asís de estilo colonial, «la elegante plaza de Cairasco con el Hotel Madrid y el Gabinete Literario» y «la inevitable calle Triana». «Clasificado como monumento histórico nacional», se apunta, «esta calle empedrada es el lugar para ir de compras y tapear. Hay tiendas antiguas, así como las principales marcas internacionales y boutiques elegantes».

La guía invita a sus lectores a un recorrido por la zona portuaria, que «te permite descubrir otra cara de la ciudad. La de un destino que hace las delicias de los amantes del mar y la playa. Hay grandes hoteles, bares, restaurantes. Un recorrido por este sector conduce al moderno barrio de Canteras-Catalina. Pasamos entonces de un momento de playa a un momento gastronómico en uno de los restaurantes de la Avenida Marítima».

La playa de Las Canteras.

El reportaje describe la oferta culinaria de la ciudad como «destacable» y «con un buen número de recetas a base de pescado. No se pueden perder ciertos platos de carne, como el puchero, un guiso que se prepara con carne de cerdo, boniatos, garbanzos y calabacines o incluso el conejo frito en salmorejo, conejo marinado en aceite». Y añade las «frutas exóticas de calidad» que se pueden degustar.

Aún siendo «una gran ciudad», el artículo resalta que la capital grancanaria «ofrece unos espacios en los que evadirse por un momento del ritmo frenético que se vive en sus diferentes barrios». Un lugar «imprescindible» es el Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo, con «27 hectáreas de espacios verdes donde pasear y observar algunas de las innumerables especies vegetales, incluidas más de 500 plantas endémicas». O «el encantador camino de Guiniguada», que es «ideal para disfrutar de Las Palmas de Gran Canaria en plena naturaleza».

Un destino cultural

«Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad que vive todo el año», remarca Le Petit Futé, para aludir a su, con fiestas religiosas y «muy densa agenda cultural» o su carnaval. También se recuerda cómo en primavera también tiene lugar el festival de ópera Alfredo Kraus en Las Palmas de Gran Canaria. Y se destaca que Las Palmas de Gran Canaria ha acogido el rodaje de películas como Moby Dick y Down a Dark Hall, además del Festival Internacional de Cine, «un plato fuerte que destaca el cine independiente». «Prueba de que el Séptimo Arte ocupa un lugar especial en la ciudad, la oficina de turismo ofrece itinerarios temáticos que conducen a los lugares de rodaje de muchas películas», concluye el reportaje.