Un momento de la gala drag de anoche. / C7

Guanarteme acaba las fiestas del Pilar con su vigésima gala drag

El público valora el emplazamiento del escenario en la plaza de La Música pero también se echa de menos la ubicación tradicional

JAVIER DARRIBA SANTANA Las Palmas de Gran Canaria.

El barrio de Guanarteme puso el broche anoche a unas fiestas del Pilar marcadas por la pandemia pero también por las ganas que tenían los vecinos de disfrutar de esta tradición tan enraizada en los orígenes de la barriada.

La novedad principal de este año es que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se encargó de la organización de los actos gracias a un equipo en el que estuvo integrado Simón Alejandro Urbano, que en los últimos tiempos ha sido el presidente de la comisión de fiestas. El otro gran elemento distintivo de esta celebración fue el hecho de que el escenario se trasladara de la plaza del Pilar -el emplazamiento tradicional de esta celebración- hasta la plaza de La Música, pues permitía garantizar mejor el cumplimiento de los protocolos de seguridad que estableció la organización. «A la gente le ha encantado el nuevo escenario», expuso Simón Alejandro Urbano, «aunque el alma de la fiesta siempre ha sido la plaza del Pilar». La edición del año que viene, por tanto, tendrá que decidir si busca un espacio mayor, como el que le proporciona la plaza de La Música, o apuesta por volver a sus orígenes.

Urbano resaltó «las ganas» de volver a tener una fiesta del Pilar en la calle que han demostrado los residentes de Guanarteme. «Las entradas se agotaban en diez minutos», explicó, «ha sido una pena que haya habido gente que no pudo asistir por los límites de aforo». Este año no pudo salir el desfile de papagüevos que se ha convertido ya en una seña de identidad de la celebración.

Las fiestas del Pilar concluyeron anoche con una espectacular gala drag, que cumplía veinte años de celebración y que ha sido la segunda de la isla tras la que hubo en San Lorenzo.